20.1.03

TP DE ORO PARA JAVIER SARDÁ (MEJOR PRESENTADOR) Y OPERACIÓN TRIUNFO (MEJOR PROGRAMA)





La trigésimoprimera edición de los Premios TP de oro estuvo muy repartida. TVE, Telecinco y Antena 3 se repartieron el mismo número de premios, seis, incluido uno ex aequo, junto a Canal Plus por la mejor cobertura informativa de la marea negra. Operación Triunfo de Televisión Española fue elegido, por segundo año consecutivo, el mejor programa de espectáculo y entretenimiento, mientras Javier Sardá y Emma García fueron premiados como mejores presentadores.

La revista Teleprograma concede desde hace 31 años estos premios, cuyos ganadores son elegidos por los lectores en una votación mediante la cual se deciden los programas, series o concursos de 2002, y este año también los presentadores, una categoría que hasta ahora se elegía con la votación directa del público.

El premio al mejor actor recayó en Imanol Arias y el de mejor actriz correspondió a Ana Duato, ambos por su trabajo en Cuéntame cómo pasó de TVE, que obtuvo también el premio de mejor serie nacional. El premio al mejor magazine fue para A tu lado, de Telecinco, mientras que Pasapalabra, que emite Antena 3 fue premiado como mejor concurso.

En cuanto a los informativos La 2 Noticias (TVE), que presenta Lorenzo Milá, obtuvo el premio de mejor informativo diario, y La batidora, de Antena 3, lo consiguió en la categoría de mejor programa de actualidad y reportajes.

El premio a la mejor serie extranjera fue para C.S.I. (Telecinco) y el de la mejor serie de animación recayó en Los Simpson (Antena 3). El mejor programa infantil fue para Zona Disney (Telecinco), y el premio al mejor anuncio de televisión lo obtuvo Coca-Cola.

En el apartado de premios especiales, Toni Leblanc fue galardonado con el Homenaje a toda una vida; y el mejor programa interactivo multimedia resultó el concurso de Antena 3, El gran test. Finalmente, el premio a la Mejor cobertura deportiva correspondió al Mundial de Fútbol 2002 por Antena 3.

(AGENCIAS – 20 Enero 2003)

JAVIER SARDÁ Y EMMA GARCÍA, ELEGIDOS MEJORES PRESENTADORES EN LOS PREMIOS TP



Javier Sardá, director y conductor del programa 'Crónicas Marcinas', y la periodista vasca Emma García, de 'A tú lado', han sido reconocidos como los mejores presentadores en la edición número veintiuno de los premios TP de Oro, celebrada el sábado por la noche en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. Por segundo año consecutivo, el espacio 'Operación Triunfo' fue elegido como el mejor programa de espectáculo y entretenimiento.

La gala, presentada por Silvia Jato y Antonio Hidalgo, contó con las actuaciones de Marta Sánchez, David Bisbal, Lolita, UPA Dance, Azúcar Moreno y David Bustamante. La revista 'Teleprogram' ('TP') concede desde hace 31 años estos premios, cuyos ganadores son elegidos por los lectores en una votación mediante la cual se deciden los programas, series y concursos,y este año también los presentadores, categoría que hasta ahora se elegía con la votación directa del público. En esta edición, han participado 14.251 votantes, destacó el director de la revista, Agustín Tena.

El premio al Mejor Actor recayó en Imanol Arias y el de Mejor Actriz correspondió a Ana Duato, ambos por su trabajo en 'Cuéntame como pasó' de TVE, que obtuvo también el de Mejor Serie Nacional. El galardón correspondiente al Mejor Magazine fue para 'A tu lado', que emite Telecinco, mientras que 'Pasa Palabra', de Antena 3, logró el de Mejor Concurso.

El Mejor Programa Infantil fue la 'Zona Disney', también de Telecinco. En cuanto a los informativos, 'La 2 Noticias', de TVE y que presenta Lorenzo Milá, obtuvo el premio de Mejor Informativo Diario, y 'La batidora', de Antena 3, el de Mejor Programa de Actualidad y Reportajes. Telecinco ganó también el premio a la mejor serie extranjera con 'CSI'.

(EFE – 20 Enero 2002)

18.1.03

BORIS IZAGUIRRE, UN ANIMAL MITOLÓGICO: «SOY EXTROVERTIDO, ALGO EXAGERADO E HISTRIÓNICO»



«Yo soy fan de las entrevistas porque es una manera de psicoanalizarse gratis». Con tal presentación, no es de extrañar que Boris Izaguirre se enfrente a las preguntas sin complejos. No esconde nada, ya se trate de hablar de su carrera, de su orientación sexual o incluso de política.

Lo mismo que cuando se desnuda en la pequeña pantalla. «No tienes que tener un cuerpo extraordinario para mostrarlo. El mío es rarísimo, insólito. El pecho, las caderas y las piernas parecen de cuerpos distintos. Soy una especie de animal mitológico extraordinario. Y eso hace sentirse cómodos a los demás». Su gancho reside también en lo que define como «ser un venezolano: extrovertido, algo exagerado e histriónico». Por eso, para entrevistarle, hay que arrancarle primero del corrillo de fans que le piden autógrafos en cuanto sale a la calle.

Izaguirre presentó ayer en Bilbao y hoy lo hará en Vitoria su última novela, '1965'. «Estoy muy satisfecho de ella, porque se ve que he evolucionado, que he aprendido». La madurez de esta novela de ficción, en la que se cuelan retazos autobiográficos, contrasta con el libro «infernal» que fue 'Azul petróleo', el primero. «Somos dos autores distintos. Aquello nació de la necesidad de sacarlo todo fuera», afirma. '1965', por el contrario, «es una trama repensada, muy elaborada. Es también muy cinematográfica, muy visual». Y es que el cine es una de las referencias del presentador, su «narrativa favorita».

Las incursiones de Izaguirre en la literatura cuentan, además, con un ensayo, 'Morir de glamour', convertido en todo un best-seller, y 'Verdades alteradas', al que denomina su «hijo problemático». «Es un libro de crónicas con nombres propios, y molestó a algunas personas».

Las crónicas son la constante en su vida. Empezó como periodista de sociedad cuando todavía era un adolescente en Caracas. Ahora, en las 'Marcianas', radia para su público las vivencias de los protagonistas de 'Gran Hermano' y 'OT'. «Los programas de telerrealidad son como telenovelas y yo no puedo dejar de verlos como guionista». No en vano ésa fue otra de sus paradas artísticas.

Para ganar Gran Hermano, él apostaba por Rafa, «por su ambigüedad. Con su edad y desde esa plataforma, puede dar un ejemplo extraordinario al asumir una identidad sexual que es contraria a la tradicional». Pero Boris reconoce que «es un paso muy difícil de dar para otros, aunque no lo haya sido para mí».

(Luis Angel Gómez – EL CORREO – 18 Enero 2002)

13.1.03

"OPERACIÓN TRIUNFO” (AUDIENCIA) Y “CRÓNICAS MARCIANAS” (IMBATIBILIDAD), PREMIOS GECA



En la séptima edición de estos galardones que se entregan el próximo jueves, TVE-1 será premiada como la cadena más vista. Los espacios de Tele 5 Día a día y Crónicas Marcianas también han sido reconocidos, así como Cuéntame y Yo soy Betty, la fea.

GECA recordó en un comunicado que los especiales de Operación Triunfo tuvieron una audiencia media de 7.610.000 espectadores y un 47,5 por ciento de share. La final del concurso, celebrada el 11 de febrero de 2002, se convirtió en la emisión más vista de la temporada, con una audiencia media de 12.873.000 espectadores y un 68 por ciento de share. En esta séptima edición de los premios GECA se amplían las categorías en televisión para premiar a algunos espacios que, a pesar de su importancia en las parrillas no se sitúan entre los más vistos al no emitirse en las horas de máximo consumo.

Así, el premio a la Consolidación ha recaído en Día a día de Telecinco "por su capacidad para obviar el desgaste y batir su récord de audiencia después de seis temporadas"; el premio GECA a la Imbatibilidad a Crónicas Marcianas, de Telecinco, "por su capacidad para resistir los continuos ataques de la competencia y mantener el liderazgo de audiencia por quinta temporada consecutiva en una de las franjas más comprometidas de la jornada".

Por otra parte, el premio a la Búsqueda de alternativas ha recaído en Yo soy Betty, la fea, de Antena 3, "que mediante una fórmula experimental y renovadora, coloca uno de sus capítulos como el más visto de una telenovela desde 1993".

El premio GECA al Perfil de audiencia será para Cuéntame cómo pasó, de TVE-1, "por conseguir los niveles de rating más altos de una serie en las tres últimas temporadas, con un perfil que concilia los gustos de los targets más importantes de la televisión"; el premio al Acontecimiento televisivo al Festival de Eurovisión 2002, de TVE-1, "el evento de mayor audiencia de la temporada 2001/02 y de los últimos años".

Finalmente, el premio de la Crítica recae en Cuéntame cómo pasó, de TVE-1, por ser el espacio que más votos consigue dentro de la encuesta entre los críticos de televisión realizada por El Anuario de la Televisión.

(EUROPA PRESS – 13 Enero 2003)

12.1.03

JAVIER CAPITÁN: “POR MI CABEZA NO PASA QUE SARDA PIERDA SU TRONO”



Después de cuatro años al frente de El informal, un telediario con humor, inteligencia y muchos espectadores, Javier Capitán, de 41 años, estrena el jueves 23, en Antena 3, Por fin es viernes...¿o no?,un programa que vuelve a ofrecer la posibilidad de huir del imbatible Crónicas Marcianas.

PREGUNTA.- ¿Podrá usted con Sardá?

RESPUESTA.- A mí nadie me ha dicho que tengo que luchar contra Crónicas y por mi cabeza no pasa que Sardá pierda su trono. Él es quien mejor maneja desde hace cinco años esos temas, su opción triunfa y le gusta a muchos espectadores. Lo que quiero es hacer algo alternativo. Hay mucha gente que no ve Crónicas... Intentaremos que venga a nosotros las noches de los jueves.

P.- ¿Cuál es su oferta?

R.- Antena 3 nos ha pedido que inicialmente apoyemos un concurso de famosos que se van a una isla desierta, pero la parte importante son tres entrevistas. No de sentarse uno frente a otro, sino de introducir temas, que haya espectáculo, que pasen cosas a lo largo del programa.

P.- ¿Entrevistará usted a Belén Esteban y cía?

R.- Llevaremos a quien tenga algo que contar, con trayectoria profesional, gente del humor, del periodismo, de la literatura o del deporte. No me interesan esas personas cuya única labor conocida es haberse enrollado con alguien.

P.- Luis Figuerola-Ferretti es su pareja radiofónica desde hace 14 años. Muchas parejas de humoristas han terminado mal, ¿qué tal se llevan ustedes?

R.- Estupendamente, porque no pasamos los fines de semana juntos ni tenemos una vida en común de ocio o de divertimento. Cuando trabajamos nos entendemos a la perfección, pero nuestra relación acaba al salir del estudio.

P.- Hace usted humor político. ¿Qué limites se marca ahora que tanto se habla de censura?

R.- Trabajo en Radio Nacional de España, la radio pública, y jamás me han dado un toque. Es más, no hacemos ni guión, improvisamos sobre la marcha. Yo imito a Aznar y le pongo a hablar inglés, un mal inglés por cierto, o cosas así, pues nadie me ha dicho nada. Yo creo que a los políticos les puede molestar más un editorial de El País que el chiste de Peridis. En la Ser éramos muy críticos con el PSOE y tampoco pasó nada.

P.- Y el Aznar que usted hace en la radio, ¿cómo ha reaccionado con la entrada de Ana Botella en política activa?

R.- Ha dicho que tiene claro cuál va a ser su futuro. Pasará de presidente del Gobierno a marido de la concejala.

(Maria Eugenia Yagüe – EL MUNDO – 12 Enero 2003)

5.1.03

CARLOS LATRE: "HAY QUE SER UN POCO SINVERGÜENZA"



Carlos Latre

El cerebro del castellonense Carlos Latre es como el camarote de los hermanos Marx: está lleno de gente. Lejos de convertirle en un demente, tener una personalidad múltiple le ha servido para alcanzar, con apenas 23 años, el estatuto de estrella de la pequeña pantalla. Sus imitaciones son una de las columnas sobre las que se apoya Crónicas Marcianas, el show nocturno que dirige y presenta Javier Sardá en Telecinco.

Además de su faceta televisiva, Latre está recorriendo los teatros de media España junto a Xavier Deltell, seguramente el reportero más insólito del mundo y otra de las criaturas de Sardá, con el espectáculo Uno + uno = no son dos. El humorista castellonense habla de todo ello en esta entrevista. Bueno, Latre y Bea, la becaria -su creación más querida-, y la bruja Lola y Dinio...

- Así, a bote pronto, lo que más sorprende de usted es su buena disposición para el trabajo. Aunque en `Crónicas Marcianas' le propongan el mayor de los disparates, usted se presta con entusiasmo. Y lo mejor de todo es que, además, siempre sale airoso del reto de encarnar a los personajes más dispares.

- Sí, sí... Voy p'alante como los de Alicante. Creo que una de las claves de este trabajo es que hay que tener un poquito de descaro. Decirse a uno mismo: ¿Y por qué no lo voy a hacer?

- O sea, que podría decirse que es usted un poco sinvergüenza...

- Sí, sí, un poquito sinvergüenza sí que soy. Hay que serlo. No hay nada que perder. El no ya lo tienes. Hay que dejar de tener miedo a cagarla, a hacerlo mal, a fallar... Hay que disfrutar con lo que se hace y lograr que los demás también disfruten contigo. Eso es fantástico.

- Bueno, de hecho usted sedujo a Javier Sardá porque le echó morro a la vida. Y parece que no le ha ido nada mal.

- La verdad es que sí. Le hice tres imitaciones antes de una rueda de prensa, sin que él lo esperara, por sorpresa... Y aquí estamos, le gustó y...

- En Crónicas Marcianas también parece que la improvisación derrota al guión cada dos por tres; es como si cada uno de ustedes hiciese lo que le da la gana, dejando a un lado los prejuicios y cualquier idea preconcebida. Y sin embargo se les ve tan felices.

- Se nos ocurren muchísimas cosas en directo. Improvisamos constantemente. Ésa es la magia de Crónicas Marcianas. El telespectador nunca llega a saber si algo está preparado, si forma parte del guión o si es una ocurrencia...

- Quizá resida ahí la clave del éxito de esta fórmula televisiva.

- Me parece que eso es maravilloso y fantástico. Sabes de qué vas a hablar, pero no cómo vas a hablar. Javier Sardá, Boris Izaguirre y yo, el trío la-la-la o el trío resplandor, nos entendemos simplemente con las miradas. Siempre estamos maquinando cosas nuevas. Y, por supuesto, disfrutamos muchísimo. Nos lo pasamos muy bien juntos. Creo que eso es importantísimo.

- Y encima les pagan, no se puede pedir más.

- Claro. No cabe duda de que es lo mejor del mundo...

- Oiga, y Xavier Deltell, su compañero de "tele'' y de teatro, es tan increíble como parece, o sólo es un personaje.

- Xavier Deltell es un genio, un loco, un bohemio... Le definiría como una persona muy extraña. Sin ninguna duda, estamos ante uno de los mejores humoristas que hay en este país. La simpatía le sale de dentro. Es un tío con un corazón enorme que nunca sabes si habla en serio o no. Y tiene un morro impresionante.

- Y cómo surgió lo de hacer juntos un espectáculo teatral?

- En una ocasión, el Ayuntamiento de Yaiza, en la isla de Lanzarote, invitó a una excursión al equipo de Crónicas Marcianas. Y después de una cena, Xavier y yo improvisamos un pequeño show. Imitamos a otros compañeros del programa y aquello funcionó. Luego lo llevamos a un festival de humor que se hace en Parla y el público se lo pasó muy bien. A partir de ahí decidimos juntarnos, escribí la obra y salió Uno + uno = no son dos. En el espectáculo hay un Carlos Latre muy extenso -no se limita a los personajes de Crónicas Marcianas y un gran Xavier Deltell, que canta, baila, imita...

- Y usted, con tanta imitación, con tanto desdoblamiento de personalidad, ¿no se siente alguna vez como Norman Bates, el majareta de `Psicosis'?

- Intento conseguir que no me superen los personajes...

- Y su favorito es...?

- Le tengo mucho cariño a Bea, la becaria, no es una imitación, es una creación mía que he ido modelando poco a poco. Uno de los que más me costó fue Boris... Me gusta mucho Torrente, porque da mucho juego y te permite decir barbaridades. Además, fue uno de los primeros...

- Y qué le parecen sus actuaciones a Santiago Segura?

- Santiago y yo somos muy amigos. Él dice que le toca un poco los huevecillos que imite a Torrente. Me dice: "Torrente es mío, imita a otro'' (ríe).

- Y a un humorista como Carlos Latre, ¿qué es lo que le hace reír?

- Muchísimas cosas. En primer lugar, yo mismo. Me río de la ropa que me pongo, de mis michelines... Y, a nivel profesional, me hacen reír Cruz y Raya, Tricicle, Faemino y Cansado, muchos...

- Y qué otras cuestiones no le hacen ni pizca de gracia?

- Las injusticias no me hacen ni puta gracia, por decirlo de una forma clara. Me indigno con el hambre que pasan muchos niños, la marea negra de Galicia...

- Descontándole a usted, que tiene novia, aclárenos uno de los grandes enigmas de la noche televisiva. ¿Qué compañero suyo de `Crónicas Marcianas' está más cerca de ligarse a Rocío Madrid: Matamoros, Sardá?

- Si le digo la verdad, yo creo que nadie, ja, ja, ja...

- Cómo definiría Carlos Latre el concepto de "telebasura''?

- Yo creo que telebasura es, por ejemplo, dar asesinatos a las siete de la tarde, cuando los niños están viendo la pantalla. Lo nuestro es a partir de la una de la madrugada. Además, hay muchas cosas que me parecen más fuertes que enseñar el culo.

(Carlos Morán – LAS PROVINCIAS – 5 Enero 2003)

1.1.03

MARS INVADER, EL VIDEOJUEGO DE CRÓNICAS MARCIANAS



Crónicas Marcianas, Tele 5. Doce y media de la noche. Tras los debates y discusiones habituales del programa, el archiconocido presentador Javier Sardá saca una caja de cartón y anuncia el videojuego de "Crónicas Marcianas"

"La magia de las recreativas en tu ordenador", "Un homenaje a los clásicos de los videojuegos", "Cientos de enemigos, miles de horas de diversión", "La experiencia del juego de siempre, con la última tecnología", "Tres tipos de naves, y muchos Power Ups diferentes"...

Sardá va leyendo los slogans uno tras otro (todo hay que decirlo, sin mucho convencimiento) pareciendo que sabe de qué habla. Conforme esto ocurre, aparece un vídeo con voz en off donde se ven los gráficos del programa y algo del juego. Cuando acaba la presentación, la caja (suponemos que vacía) va a amontonarse con otros productos publicitados, como las "Piedras de Marte", y la enésima recopilación musical.

Antes de pasar a otra cosa, una antigua concursante de Gran Hermano se interesa por el videojuego, aunque rápidamente queda manifiesta su "incultura", en lo que a este mundillo se refiere, cuando le pide a Sardá que le regale la "consola" para poder jugarlo. Independientemente de todo este teatrillo (que parece sacado del más típico esperpento de Unamuno) la verdad es que FX ha acertado de pleno con su campaña publicitaria.

Desconocemos si fue FX quién se puso en contacto con Crónicas Marcianas o fue el programa de Sardá quién encargó un videojuego "a medida", pero lo que cierto es que todo producto que se precie debe tener un lanzamiento publicitario y una campaña de marketing a medida. Y, hoy por hoy, la mejor manera de dar a conocer un producto al público joven es anunciándolo en Crónicas Marcianas. De hecho esa campaña publicitaria ha conseguido que los 2 primeros párrafos de nuestro análisis hablen del marketing, y no del juego. Un 10 en este apartado para FX. Pues ni lo uno ni lo otro.

Cómo decíamos en los primeros párrafos, el juego no engaña ni pretende ser lo que no es: Se trata de un videojuego que "emula" (valga la expresión) a las viejas recreativas de los bares (sí, aquellas que los más viejos del lugar conocimos por "las de los 5 duros"), no tiene más. Ni menos.

Es divertido, entretiene, es lineal (lógicamente), los gráficos son en 2D y las 14 fases se hacen algo cortas. Las presuntas "miles de horas de juego" no aparecen por ningún lado, ya que una vez que lo has acabado con un tipo de nave (tenemos tres tipos distintos: Caza, Bombardero y Explorador, pero las diferencias entre ellos son mínimas) no tiene ningún aliciente seguir jugándolo.

Sin embargo, tampoco podemos ser muy críticos con el programa, ya que en ningún momento pretende ser lo que no es: sólo quiere ser un arcade para jugar un rato e incluso, yo añadiría, destinado a aquellos de la familia que no están muy habituados a los videojuegos, ya que cualquier "jugón" que se precie podrá acabárselo en menos de 2 horas (como mucho).

Los puntos fuertes del programa son los evidentes: Los escenarios están curradetes (un poco recargados, quizá), hay ciertas diferencias entre fases (no son todas iguales), es entretenido (para un rato al menos) y, una cosa muy útil, cada vez que te acabas una fase puedes continuar desde ahí, con el número de naves que tenías cuando la acabaste. Esto posibilita el poder empezar, más o menos, en el punto que quieras, y no tengas que tragarte todas las fases iniciales de nuevo. Pero también posibilita que la finalización del juego sea bastante sencilla.

Los puntos débiles (recordando que hablamos de un arcade) son obvios: el juego es muy lineal; aunque existen diferencias entre fases, básicamente el juego consiste en dejar el botón de disparo apretado e intentar esquivar a los enemigos. Los gráficos son "justitos" (siendo benévolos) ya que sólo podemos jugar a una resolución de 640x480 como máximo. Los vídeos dejan bastante que desear (son meras transiciones entre fases y a baja resolución) y los efectos de sonido cumplen, sin más. Los menús quizá sea de lo más lamentable de todo el producto, recuerdan mucho a los viejos arcades del "abuelo" Spectrum. Y ya ha llovido desde entonces.

(MERISTATION – 1 Enero 2003)