28.2.02

UNA PIRUETA DE SARDÁ SALVA A CRÓNICAS MARCIANAS DE LA QUEMA





¿Como mantuvo a más de 2 millones de personas? El programa alcanzó un 21,3% de cuota de pantalla a pesar de la Post Academia emitida tras la final de Operación Triunfo.

Javier Sardá, el animal televisivo que ha hecho frente durante años a los intentos de la competencia por arrebatarle el trono del late night, no se dejó doblegar la noche en la que Operación Triunfo pulverizó los audímetros. Crónicas alcanzó un 21,3% de share a pesar de la Post Academia emitida tras la gala, que llegó a ser vista por casi tres millones de espectadores. Los marcianos consiguieron que, a la una de la madrugada, casi cinco millones y medio de españoles se resistieran a irse a la cama. La maniobra para conseguirlo fue un golpe perfecto.

La media de una noche puede estropear, y mucho, el dato del mes y mantenerse en 2.354.000 espectadores no es fácil si en el edificio de enfrente el show tiene en vilo a 13 millones de personas. Sardá –cuyo programa produce Gestmusic, la empresa que ha creado Operación Triunfo- usó todo su ingenio y algo más para aprovechar hasta el último minuto las pausas publicitarias del concurso, casi como si fuera leyendo paso a paso la escaleta de la competencia.

A las 00.11 horas salió al aire la cabecera de Crónicas Marcianas y apenas 15 minutos más tarde, en Operación Triunfo Carlos Lozano, maestro de ceremonias, anunciaba una pausa publicitaria después de haber dado a conocer los nombres de los tres ganadores de la final.

El de los anuncios es el momento más temido por los programadores de televisión. Los espectadores se dan al zapping para obviar el bombardeo publicitario y eso, Sardá lo tiene muy bien aprendido. Aprovechó la ‘fuga’ a través del mando y puso en marcha ‘el golpe’ maestro. Los ‘exiliados’ de TVE que aterrizaron en Telecinco se encontraron a Sardá y a sus marcianos voceando un, cuando menos, curioso anuncio. El director y presentador de Crónicas sacó las cámaras fuera de plató para explicar que ‘aquel edificio del fondo, el de las luces azules’, era en el que se estaba celebrando la final de Operación Triunfo.

‘No se preocupen” añadía, al tiempo que anunciaba que los concursantes tendrían que pasar por la puerta del plató de Crónicas para volver a su querida Academia. “Cuando lleguen aquí, me avisan”, dijo, más o menos “‘y nosotros les paramos”. A esta parrafada, añádasele el ritmo vertiginoso del programa, los gritos ansiosos de Boris Izaguirre y el regocijo del resto de marcianos.

Objetivo: Aguantar el tipo

Total, que uno volvía a TVE para rematar la noche musical preguntándose qué clase de circo pretendía montar Sardá y si sería capaz de llevar a cabo su amenaza. Y claro, por supuesto que lo fue.

Operación Triunfo terminaba exactamente a las 01.01 horas. Los ganadores, que tenían que volver a la Academia para someterse a la post gala y al interrogatorio de los espectadores vía SMS, se embarcaron a velocidad de vértigo en varias furgonetas. Apenas un minuto después llegaría el gran número del circo marciano.

Sardá recibió el aviso y el equipo al completo se lanzó a la calle. Efectivamente, la comitiva se acercaba a la puerta del plató y, ni cortos ni perezosos, los protagonistas del show de Telecinco cruzaron un coche en medio del camino que debían atravesar los chicos de vuelta a casa. Contaban con el tiempo justo porque la Tercera Edición del Telediario de TVE, programado tras la traca final del concurso, tan sólo duraría 16 minutos. Ese cuarto de hora previo al comienzo de la segunda gala tenía que ser exprimido por los marcianos hasta el último momento.

Todo Crónicas se abalanzó sobre los vehículos en los que viajaban los alumnos y profesores que habían participado en la final de Operación Triunfo. Si bien unos, como Chenoa, se hicieron los suecos, Bustamante gritaba “¡Os quiero!” como un poseso y la gran triunfadora, Rosa, incluso se animó a cantar. La granadina, que no se arrancaba de los nervios, terminó entonando “Something” mientras Nina, la directora, intentaba salir del apuro alegando prisa y cansancio.

Fueron sólo unos minutos pero suficientes para subir la media del programa. En medio de este follón de coches cruzados y furgonetas asaltadas, la audiencia de Crónicas se disparaba hasta alcanzar un 55,3% de cuota de pantalla con nada menos que 5.403.000 espectadores, un dato no sólo muy por encima de la media de la cadena sino también llamativo ya que, normalmente, el consumo televisivo a esas horas (la una de la madrugada) ronda cifras que a veces ni siquiera alcanzan la mitad de lo que Sardá consiguió anoche demostrando, una vez más, que es invencible.

(Charo Marcos – EL MUNDO – 13 Febrero 2002)

TELEIMPACTOS DE CRÓNICAS MARCIANAS DEL MES DE FEBRERO



Boris desnudo a Javier Cardenas

Boris desnudó en directo a Javier Cárdenas en Crónicas marcianas. En La corriente alterna no faltó el comentario de uno de sus presentadores. Quequé: “Claro, Cárdenas, tanto gimnasio, tanto musculito. ¡Si es que vas provocando! ¡Vamos, hombre! Es que pedirle a Boris que se esté quieto en esa situación es como pedirle a Verónica que cante y no desafine”.

Los tres “perdedores” de Operación Triunfo estuvieron en el programa de Javier Sardá.
Manu Tenorio hizo honor a su apellido y le plantó un beso a Loles León de los que hacen historia. Javier Sardá, cuando Verónica terminó su actuación, no pudo resistir cogerla en sus brazos.

“¿Vale lo mismo una teta con o sin silicona?”, preguntó Javier Sardá a sus colegas.
Coto: “Cuando vi a Yola con esos dos balones (...) descubrí hasta dónde llegaba la degradación femenina.”
Yola: “Tú por mucho que te pongas vas a seguir siendo un repulsivo”.

Eduardo llegó y venció. El padre de Rosa mostró que en la familia todos tienen un don. “Yo soy un artista del baile”, dijo. Y dio fe de ello en Crónicas Marcinas con Loles León. “Voy a estar siempre a su lado. Si hace falta compraré un furgón con tele, nevera y hasta botiquín para irnos detrás cuando vaya de gira”.

Boris Izaguirre intentó tomar el pelo a David Bustamante, pero no lo consiguió: “Tu madre ha recibido llamadas de Noruega. ¿Qué le dirías si fuera Eva Sannum?”. El joven contestó veloz: “¿Qué tal, mi reina?”.


Latre-Torrente, el clónico del policía más ordinario del cine pidió a Sardá que mediara con su hermana, Rosa María, para que su película recibiera “más goyitas (por lo de los premios) y menos pollitas”.

“Respétame”, le pidió la ex secretaria de Carmina a Matamoros. “¿De qué hablas, si tú no respetas ni a tu marido?, ¿qué hacías en el servicio de un bar de Sevilla con dos hombres casados?”.

Tamara y su madre denunciaron en Crónicas Marcianas que la cantante había sido agredida.
Tamara: “Yo creo que me agreden porque me tienen envidia…”
Lequio: “Hija, ¡cómo te van a tener envidia si por tu garganta sólo salen zorullos…!”

Felipe Hita, ex campeón del mundo de kárate, dijo que Antonia Dell’Atte le había ofrecido dinero para que le pegara “en serio” en una exhibición.

(TELEINDISCRETA – 28 Febrero 2002)

20.2.02

SARDÁ FICHA A CHENOA



Gestmusic, la productora de “Operación Triunfo” y “Crónicas marcianas”, siempre apostó por Chenoa. La cantante más profesional de los participantes en la Academia de Nina no tuvo la suerte de caer bien al público y, en un arrebato de pasión española y dominio de las trampas telefónicas, Bustamante se clasificó contra todo pronóstico dejándola en la cuneta.

Sin embargo, como tiene cualidades y padrinos, la productora está lanzándola en el programa de Javier Sardá para seguir explotando su fama y su voz. Los chicos buenos de “Operación triunfo” que llegaron casi hasta el final: Manu Tenorio, la ilicitana Verónica y la propia Chenoa, han encontrado en “Crónicas marcianas” una plataforma para seguir en el candelero compartiendo mesa con los monstruos de Sardá. Es la manera de continuar engordando la panza de Gestmusic y de todas las empresas que se han enganchado al fenómeno televisivo de la temporada.

Los anuncios de Nokia, Canal Satélite Digital y los discos de “OT” en el programa nocturno de Tele 5 son la prueba de que al negocio de Gestmusic se le queda pequeña TVE. El martes Chenoa trasnochó para cantar y casi actuar con Boris Izaguirre que, seguramente, esperaba una oportunidad para dejar de ser malvado. El público asistente se rindió ante la simpatía andaluza de Tenorio, y Verónica compartió mesa con la pitonisa Lola.

A estos supuestos perdedores no les va a faltar el apoyo de los grandes agentes del invento. Gestmusic está dispuesta a reciclar todo el material humano allá donde tenga un programa con el que redondear el negocio musical. Chenoa era su favorita y no van a dejar que vuelva a Mallorca mientras su voz sea una mina. Aunque tenga que hacer que los marcianos se comporten como humanos.

(Encarna Jiménez – LIBERTAD DIGITAL - 20 Febrero 2002)

CRÓNICAS MARCIANAS, EL INFORMAL Y CQC COLABORAN CON EBAY EN UNA SUBASTA PARA AYUDAR A LOS REFUGIADOS AFGANOS



eBay, en el marco de la campaña solidaria 'Doce meses, doce causas' de Telecinco, ha organizado una subasta benéfica 'online' de artículos donados por algunos de los principales programas de la cadena privada, cuyos beneficios se destinarán a los refugiados afganos, según informó en un comunicado el mercado de compras y ventas en Internet.

La subasta se realiza bajo el lema 'Por las personas sin hogar', coincidiendo con la campaña que Telecinco está desarrollando durante este mes de febrero.

La recaudación se destinará al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que invertirá el dinero para ayudar a los refugiados afganos. Desde hoy lunes, los interesados en contribuir a la subasta benéfica podrán pujar por los productos en ebay.com.

Entre los objetos que se subastan figuran unas gafas de 'Caiga quien Caiga' firmadas y dedicadas por el Gran Wyoming, una camiseta de 'El Informal' firmada por todos sus presentadores y un muñeco de 'Crónicas Marcianas'.

La subasta, que finalizará el 27 de febrero, también incluye varios ejemplares del libro 'Un día tuvimos que huir', realizado por niños que han sufrido la experiencia de tener que abandonar su país y convertirse en refugiados.

(Europa Press – 19 Febrero 2002)

10.2.02

CARLOS LATRE: "EL TRUCO DE MIS IMITACIONES ES QUE ME CREO QUE SOY EL PERSONAJE"



Carlos Latre

- ¿Cuándo comenzó a sufrir esos agudos trastornos de personalidad?

- Comencé a hacer voces cuando era pequeño; siempre me fijaba en todos los humoristas que veía por aquel entonces, como Martes y Trece, Cruz y Raya o Los Morancos... También imitaba a los profesores o a los personajes de dibujos animados.

¿Dónde ha estado antes de aparecer en Crónicas Marcianas?

Empecé en la radio, en los 40 Principales, Cadena Dial, en Reus, después pasé a Radio España en Barcelona, donde todavía continúo, en un programa de humor que se llama "Segundos fuera", dirigido por Javier Giménez. En televisión, el primer programa que hice fue en TV3 en Xou com Show, donde encarnaba a un personaje muy pijo, llamado "Borja"... Después di el salto o mejor dicho, el viaje a Marte.

¿Cómo es el proceso de elección de cada personaje?¿quién decide o propone y qué pasos da antes de sacarlo a pantalla?

De los personajes que se hacen en el programa algunos son por encargo y otros por decisión propia... Sardá te da mucha libertad a la hora de hacer un personaje. Por ejemplo, Dinio es por encargo, sin embargo, personajes como Tamara o Torrente, son propuestas mías. Los personajes los consigo después de ver algún video, de estudiar su forma de hablar, sus gestos y tras poner un poquito de mi parte.

¿Podemos decir que su capacidad de imitación es algo innato, natural, un don?

Yo lo definiría como facilidad para imitar... no sé, nunca me ha sido difícil sacar la voz de diferentes personajes... supongo que es una combinación de algo innato y trabajo.
¿Ha quién ha intentado imitar y no ha quedado satisfecho o no se lo han aprobado?
Hay personajes, que por su forma de hablar o por mi voz son imposibles de imitar. Sin duda las mujeres son las más difíciles.

¿Sus imitaciones son tan cercanas a la realidad que incluso los verdaderos personajes o algún invitado se han enfrentado a su propio clon como si se tratara de la persona real? Cuéntenos alguna anécdota sucedida detrás de las cámaras?

Cuando vino Dinio al programa, una vez acabada la entrevista, de vuelta al hotel, empezó a llamar a todos sus amigos y me los iba pasando para que imitara su voz y los confundiera.

¿Puede contarnos su relación personal con cada uno de los personajes a los que imita?

Nunca he recibido ningún tipo de queja, por ejemplo me llevo muy bien con Santiago Segura...a Leonardo Dantés le encanta la imitación, a Dinio igual. La que me parece que no está muy contenta es la Pitonisa Lola, que supongo que ya me habrá puesto diecisiete velas negras.

¿Cuál sería el truco o la técnica que utiliza en su trabajo?

Es una combinación de todo. Ante todo hay que dar la enhorabuena a Juana Navarro, mi maquilladora, que con cada personaje hace una obra de arte... después intento hacerlo lo mejor posible. Pero el truco para imitar a un personaje, o al menos es lo que hago yo, es creerme que soy ese personaje, intento saber cómo pensaría, cómo sentiría, cómo se movería y... adelante.

¿Cuál es el personaje al que más quiere?

El más entrañable de los personajes que hago es Bea, la becaria. Es la más tierna y a la que más cariño tengo porque es un personaje mío y que he ido modelando poco a poco, además ha tenido éxito.

Desde su experiencia, ¿es España un país con sentido del humor?

Totalmente, España es el país idóneo para hacer imitaciones, porque tiene gentes de todo tipo a las que puedes imitar; políticos, artistas, famosos, freaks,... Y la gente de este país se ríe de sí misma, que es muy importante y demuestra tener sentido del humor.

"Fora d´antena" y "Segundos fuera" son otros de los programas, en este caso de radio, donde también trabaja, ¿cuáles son las diferencias más importantes entre su trabajo en televisión y radio y qué le aporta cada uno de ellos?

Son dos mundos que van de la mano, pero son muy diferentes. En la radio aprendes a expresarte con claridad, la radio es imaginación, sentimiento... es mágica y de hecho todos los grandes profesionales de la televisión vienen del mundo de las ondas. La televisión es más inmediata. Sales unos cuantos días en la televisión y todo el mundo te conoce... También es más peligrosa, porque es un medio en el que corres el riesgo de quemarte. Personalmente, me encanta la sensación del directo, del "no hay vuelta atrás", los nervios antes de salir... y cómo no, la sensación de gustar y de que la gente disfrute con tu trabajo. La radio te da una seguridad, la maravillosa sensación de saber que hay gente que te escucha y que reacciona sobre lo que estás diciendo.

¿Cómo ha asumido la fama?

La asumo con tranquilidad e ilusión. Que la gente te diga que les gusta cómo lo haces, te dan ganas de seguir trabajando con ilusión y alegría.

¿Cuál es la propuesta más disparatada que ha recibido?

Me sorprende mucho que me pidan autógrafos, me considero una persona normal y corriente... Pero hasta el momento no me han hecho propuestas disparatadas.

¿Es consciente de que su trabajo es actualmente, a criterio de muchos espectadores, el culpable del gran éxito de Crónicas Marcianas?

No creo que ésto sea cierto. El éxito del programa se debe a toda la gente que lo hace posible, desde el gran Sardá hasta el último de los trabajadores de plató. Yo sólo intento hacer bien lo que tengo que hacer y por ahora tengo suerte.

¿Existe algún proyecto en el que esté trabajando para el futuro más próximo?

En ser feliz y hacer feliz a los demás... lo que venga, bienvenido será.

Ver foto de Latre / Dinio

(ALREDEDORES - Octubre 2002)