29.11.01

LOS TELEIMPACTOS EN CRÓNICAS MARCIANAS DE NOVIEMBRE



Boris enseña el trasero a la Pitonisa Lola

En un programa de Crónicas Marcianas, Enrique del Pozo criticó sin piedad a Carmina. Ella fue al plató de Sardá y pidió explicaciones al cantante.
–Has dicho bulos sobre mí. Ahora, si tienes hombría, aunque…
–La hombría la tengo en la bragueta y te contesto, querida.
–Le contestarías mejor a un chico de 15 años, he oído que te gustan.
–Es difícil que me gusten. Tú no dejas ninguno libre para que yo me lo pueda tirar. Te los tiras todos tú.

Yola Berrocal demostró su ¿talento? con un sensual baile.
Sardá: “Yola, ha habido un momento en que he pensado que te estabas haciendo daño”.
Coto: “Me voy, porque como baile igual que se aprende el guión es capaz de pisarme la cabeza”.
Del Pozo: “Yola, la verdad es que no sabía si estabas bailando o dilatando”.

Boris no pudo reprimirse y mostró su trasero. Le dedicó el striptease a la pitonisa Lola. Ésta se sumó a la fiesta dejando a la vista su singular faja.

Coto Matamoros asegura que el ex de Carmina Ordóñez la pegaba.
- Carmina no fue a un programa de televisión, porque el día anterior Neyra le partió la cara.

Los tertulianos hablan de Nuria Bermúdez.
Coto: “Nuria, te desnudaste para el director de Miss España y el de Miss Madrid y te dijeron que te depilaras los brazos y el bigote”.
Fernando Ramos: “No todo va a ser malo en la pobre Nuria. Ella es una gran defensora de la familia; por eso, después de estar
con Dinio se lió con su hermano”.
Enrique del Pozo: “Quiero que desaparezcas de esta profesión, no vales para nada”.

Dinio fue a Crónicas Marcianas “arrepentido” por haber hablado mal de Marujita Díaz. Del Pozo le preguntó si había hecho un trío con su hermano y su ex y él lo negó. Boris remató: "Si a ella le gustan los tríos, me parece bien y, además, con unas ‘trancas’ como las de los García, me parece mejor".

Dinio es único. El ex de Marujita Díaz aseguró en el programa de Sardá que él era un caballero, pero que iba a dejar de serlo durante media hora para hablar de la artista. Cumplió su promesa.
– ¿Qué se puede opinar de una señora que te utiliza y encima te lleva a las tiendas y roba? Porque Marujita es una choriza, una ladrona; en mi presencia ha robado mucha ropa.
– Cuando perdí a mi abuela la encontré a ella. Yo le cogí cariño, pero no he sido su chulo, en todo caso es ella la que ha sido mi chula.Con Marujita sólo practiqué el sexo oral.
– Fuimos juntos a Cuba y rechazó a mi hija.

El subdirector de Interviú reveló que existía una relación entre Sonia Moldes y el futbolista Makelele. Boris no pudo evitar comentar la noticia.
– Tengo entendido que Makelele tiene un pene proporcional a su nombre. (Boris)
– Fíjate cómo será que en el vestuario del Real Madrid al órgano sexual masculino se le llama “el makelele”. (Calabuig, subdirector de ‘Interviú’)

Marta recibe, en Crónicas Marcianas, la llamada inesperada del 'hermano' Emilio: “Marta, tú me dijiste en Tele 5 que ibas a mandar a una serie de personas contra Carlos. Eres mala, y yo con la gente mala no quiero tener nada”. Ella no daba crédito. ¡Otro que la acusaba de mafiosa!
María Teresa Campos se dirige a Marta para responder a su comentario en Crónicas de que su programa era un circo: “A mí no me gusta el circo, Marta, este programa no es un circo. A la que le gusta el circo es a ti, a veces en función diurna, a veces por la noche".
Carlos se iba creciendo al ver que sus compañeros también atacaban a Marta en Crónicas. El catalán dijo: “Todo lo bueno tiene algo malo y Gran Hermano tenía a Marta. Bonita, mientes más que respiras y trabajas porque eres una lameculos”.

Coto Matamoros, el polémico contertulio del programa, accede a que Javier Sardá le haga una entrevista personal, en la que promete contar “toda la verdad, y nada más que la verdad”. Por algo dicen que no tiene pelos en la lengua.
“En mi colegio había muchos curas pederastas, curas tocapililas. Otros eran excelentes”.
“No tengo nada a mi nombre salvo el carné de identidad, y creo que es falso”.
“Acabé en la cárcel pero no por cocainómano, sino por gilipollas”.
“Como padre soy un puto desastre, igual que como marido. Pero yo adoro a mis hijos”.
“Mis hermanos y yo nos odiábamos a conciencia”.
“Me estrené a los 16 con una señorita puta. A los diez días no veas cómo me supuraba la cosa.”

Enrique del Pozo no tiene pelos en la lengua y le dice a Alessandro Lequio todo lo que piensa de él.
– Lequio, me parece vomitivo que un señor como tú viva solamente de pasar información y rumores sobre con quién te acuestas o con quién te dejas de acostar.
- Perdona, Alessandro, tengo una pregunta para ti: ¿Llevas siempre en el pene una cámara fotográfica?

(TELEINDISCRETA – 29 Noviembre 2001)

28.11.01

HUMOR Y AUDIENCIA, COARTADA DE LOS PROGRAMAS DE TESTIMONIOS PARA JUSTIFICAR LOS EXCESOS



NOMBRE

En plena campaña de sensibilización sobre malos tratos a mujeres, con anuncios para que las víctimas pierdan el miedo a denunciar, Crónicas marcianas sorprende por su viscosa forma de tratar la cuestión. Carmina Ordóñez, que explota su privacidad con rentable indolencia, acude al programa de Sardá para, ante una comisión de investigación presidida por Coto Matamoros y Alessandro Lequio, insinuar que su ex marido Ernesto Neyra le pegó una paliza. Pese a los datos que se aportan, Ordóñez juega a callar y a otorgar y no responde a las preguntas de los marcianos, que, por cierto, van disfrazados de toreros. Eso abre la puerta a otros programas que, ávidos de audiencia, se abalanzan sobre Neyra, que intenta sacar tajada de su papel de presunto culpable.

Unos días más tarde, Ordóñez vuelve a Marte. En esta segunda entrega, que huele a treta para combatir la audiencia de Operación Triunfo (de los mismos productores), confirma que Neyra la pegó. ¡Oh! Toda la maquinaria que vive del dolor ajeno puede seguir rasgándose las vestiduras de diseño tan ricamente. La utilización que hace Sardá de una cuestión tan terrible como los malos tratos tiene dos lecturas. La ingenua: pone el tema sobre la mesa y, por tanto, trata cuestiones de actualidad. La realista: se aprovecha de la desgracia ajena para alimentar un programa que, según declaró hace poco su productor, Joan Ramon Mainat, es un after-hours catódico en el que nos desmadramos tras la presión de la oferta convencional. Un programa que, con la patente de corso del desmadre, apuesta por el todo vale para convertirse en referente del caos. Curiosamente, parece que eso le dé derecho a no equivocarse, quizás porque errar no es de marcianos, aunque sí de humanos, y porque Mainat no conoce esos afters en los que el alcohol de garrafa hace estragos.

Lo fácil, pues, es demonizar a Sardá, una postura a la que se suman con hipócrito entusiasmo profesionales que llevan años haciendo lo mismo: invitando a mujeres maltratadas que, con sus auténticas lágrimas en directo, amenizan con su dolor esos oscuros confesionarios que tanta publicidad generan. La diferencia entre la obscena utilización que de sus vergüenzas hace Ordóñez y el desgarro de los reality shows de mesa camilla o sofá es que Carmina se saca una pasta directa o indirecta mientras que las demás sólo se llevan desahogo y compasión. En el fondo, los que salen ganando son los que, con o sin escrúpulos, montan el circo. Unos lo practican desde el moralismo edulcorado, y otros, desde la actitud del broker que compra malos tratos en la bolsa de los valores escabrosos. Exigirle a las televisiones privadas los principios morales que no tienen las públicas (Tómbola lo pagamos todos) es tan peligroso como escudarse en el humor y la audiencia para perpetuarse en una sordidez argumental que sigue, imparable, su progresivo avance hacia la victoria final.

(Sergi Pamies – EL PAIS – 28 Noviembre 2001)

27.11.01

LA NOCHE MÁS SINIESTRA



La noche del lunes se ha convertido por obra y gracia de la productora Gestmusic en un ejemplo de la espiral de deterioro a la que se puede llegar en televisión para conseguir audiencia. TVE le paga por “Operación triunfo”, la versión musical de “Gran Hermano”, y Tele 5 por unas “Crónicas marcianas” que están llegando más allá de lo que pudiera imaginar incluso Pepe Navarro. Entre las dos cadenas suman un 70% de los telespectadores españoles, que asisten y participan del rentable fango suministrado por la productora más solvente y con menos escrúpulos del mercado audiovisual, que ya es decir.

Mientras “Operación triunfo” consigue un éxito inesperado por su versión maquillada de “GH”, Sardá y su equipo han ido subiendo el diapasón hasta situarlo en sus más altas cotas de descaro con la aparición como mujer maltratada de Carmina Ordóñez. Ver a Javier Sardá y Coto Matamoros en Tele 5 haciendo discursos contra las agresiones a mujeres como si formaran parte de la campaña institucional de los malos tratos pone los pelos de punta. Oir a Carmen Ordóñez, que siempre se ha manifestado como una radical antifeminista, denunciar los golpes de Ernesto Neyra en el plató sin haber pasado antes por la comisaría a denunciar las agresiones, es un espectáculo que puede ser calificado entre lamentable y abyecto.

Es difícil que tengamos una muestra más clara de los efectos perversos que la guerra de audiencias ha generado en televisiones públicas y privadas. La competición de las principales cadenas para convertirse en ganadoras por unas décimas, ha llegado al punto de dejar en manos de una productora la administración de una franja horaria que cada vez se ensancha más para que “Gestmusic” se forre y los espectadores pierdan hasta la capacidad de sonrojarse por lo que tienen que ver en la noche más siniestra.

(Encarna Jiménez – LIBERTAD DIGITAL – 27 Noviembre 2001)

26.11.01

BORIS IZAGUIRRE: "LA TELEVISIÓN Y YO SOMOS COMO UN CASINO Y UNA RULETA"



Boris Izaguirre

Boris Izaguirre, azote de famosos en "Crónicas marcianas", ha publicado su tercer libro en España, en el que reflexiona sobre la fama, la televisión y la engañosa realidad que crea.

Boris Izaguirre critica duramente a un mundo que se queda en la superficie de las cosas y cree que el neoliberalismo empuja a esta situación en una sociedad en que - según sus ojos, el de un extranjero que no se ha perdido ningún acontecimiento o convocatoria de alta sociedad - dominan los nuevos ricos.

- En su nuevo libro, "Verdades alteradas", vuelve a insistir en el mundo de la fama. ¿Por qué?

- Es la guía absoluta de la verdad alterada. Me llamó la atención cómo la fama atrae tanto y por qué tiene tantos adeptos. Es tan abstracta que se convierte en un magma que va desplegando todo su poder hasta atraparnos en su total alteración. Por eso decidí introducirme en ella de esa manera tan fuerte, a la espera de escribir una novela que nunca empiezo. Es un tema que me apasiona, es un discurso generacional. Todos los que hemos nacido "post televisión" tenemos esa trampa - guía de la fama.

- ¿Por qué es una trampa y una guía al mismo tiempo?

- Por el juego al que este libro somete a su lector al proponer que no existe nada real y, en cierta manera, señala a los medios de comunicación como culpables de esa irrealidad en la que vivimos. Es una irrealidad que no se atreve a ser completamente irreal ni tampoco a ser mentira. La televisión es una guía que está ahí dominándonos y desde su propio dominio ofrece una trampa. - ¿Trampa porque no observa otras verdades?

- Trampa porque no permite la discrepancia. Hay muchos programas de televisión que azotan a los famosos, pero también les dan popularidad. Por eso es una trampa absoluta.

- ¿Por qué hemos convertido a los famosos del couché y de la televisión en unos nuevos dioses?

- Porque lo son, no es que tengamos ese gusto. En "Verdades alteradas" se propone que las ideologías han quedado completamente destruidas, e incluso olvidadas, por el peso absoluto de esa gran superficialidad.

- ¿Está contento de su papel televisivo?

- En este momento más que nunca. Ya no tengo que demostrar nada. Estoy en el espacio "Crónicas marcianas" muy a gusto. Hace dos años estaba inventándome el proceso de entrada, pero ahora es muy cómodo. La televisión y yo somos como un casino y una ruleta. Yo nunca la busqué ni ella a mí; nos encontramos y hacemos apuestas, unas veces las ganamos y otras no.

Ver foto de Boris

(COLPISA – 26 Noviembre 2001)

CRÓNICAS MARCIANAS DESATA EL TEMA DE LA SEMANA: LOS MALOS TRATOS A CARMINA



Coto Matamoros y Carmina Ordoñez en Cronicas Marcianas

El lunes, en Crónicas Marcianas, Coto Matamoros aseguró ante una alicaída Carmina Ordóñez: “En el verano de 1999, en Zahara de los Atunes, Ernesto Neyra le metió una paliza a Carmina que tuvo que ser asistida en el ambulatorio de Barbate. Además, días antes de ir a Tómbola, le dio otra paliza. La separación de Carmina es por una agresión del macarra éste delante de Julián Contreras Jr. Por eso, ningún hijo de Carmina puede ver a Ernesto”. La Ordóñez no negó nada.

El aludido respondió a las acusaciones en Día a día: “Este señor, con ese currículo, ¿qué autoridad tiene para descalificar a cualquier persona? Y no por mí, que tengo la conciencia muy tranquila, porque soy un señor.” Pero, a falta de una respuesta firme, María Teresa Campos se lo dejó muy clarito a su colaborador: “Si a mí Carmina me dice que es cierto que tú, Ernesto Neyra, les has puesto la mano encima, tú no sigues en mi programa.”

(TELEINDISCRETA – 26 Noviembre 2001)

18.11.01

"CRÓNICAS MARCIANAS", EL MÁS PROLIJO EN MERCHANDISING DISCOGRAFICO



El primer magacín en lanzar discos compactos con composiciones que cantaban en el programa o recopilación de chistes o intervenciones de cualquiera de sus contertulios fue "Crónicas marcianas", magacín creado por Telecinco tras la marcha de Pepe Navarro a Antena 3 con "Esta noche cruzamos el Misisipi" y que fue retirado varios meses después de su estreno.

El primer CD fue "Crónicas marcianas mix", una selección de los éxitos de la música dance del año, pero le siguieron "Música afrodisíaca", "Salsa marciana", "Los 101 éxitos del pop español", "Crónicas latinas", "Las 101 mejores canciones del planeta Tierra" (platino), "Momentos Boris Izaguirre", "Las 101 mejores canciones del pop español II" , "Crónicas marcianas" (también platino), "Women DJ's in session" y, el último, "Las 101 canciones más flamencas", que igualmente ha llegado a las cien mil copias.

Pero también Antena 3 se ha subido a este carro. Y como no sólo de "Gran hermano" (que tiene dos grandes éxitos) vive el hombre, el disco más vendido de esta privada fue, curiosamente, con 115.000 copias, uno de los tres compactos de música clásica que se publicó con el título del concurso de Constantino Romero "Alta tensión". Del culebrón colombiano "Yo soy Betty, la fea" ya van 50.000 ejemplares, la misma cifra que se sacará a la venta del CD doble de "Desesperado Club Social" en enero. Lo cierto es que la lista de programas con disco no tiene fin. "Sabor a ti", "Pasapalabra", "Ahora", "Nada es para siempre", "Lluvia de estrellas" o "Sorpresa, sorpresa", en Antena 3, y "Cien por cien cine", "Supervivientes" o "La línea de la vida", en Telecinco, son sólo algunos de ellos. Sin duda, otros están por llegar.

(COLPISA – 18 Noviembre 2001)

MALDITA LA HORA



El único secreto que tenía el programa de Máximo Pradera se ha desvelado. El título, que se había convertido en el enganche de una publicidad desmedida, ya sabemos cuál es, y no es malo. “Maldita la hora” ganó a “Max attacks” por varia razones y no es la menos importante que indique que, en la hora de las brujas, no hay quien pueda con los marcianos de Javier Sardá. Este puede ser el grito de los jefes que han confiado en las artes de un señor que se vende demasiado bien.

Antena 3 ha echado el resto en el fichaje de Máximo Pradera para hacer un magazine que compitiera con “Crónicas marcianas”, pero a la vista de su primer programa no tiene mucho que hacer. Ya veremos el resultado que arrojan los números sobre la audiencia, aunque el día del estreno siempre son algo mejores que a lo largo de la semana, pero, en estos momentos, la veteranía de Javier Sardá y la maquinaría de Gestmusic puede con Máximo, su equipo de Canal Plus y los servicio de la productora Zeppelin. “Maldita la hora” es un programa bien realizado, su presentador trabaja duro las dos horas, sin embargo, parte con muchos elementos en contra: los seguidores de Máximo son una minoría, y es difícil que pueda arrastrarlos con el cambio de empresa, y su actuación resulta bastante timorata para un espectáculo de Late night. Poniendo en paralelo la entrevista a Francis Lorenzo, o las de Ana Belén y Víctor Manuel con el vocerío de Sardá con Coto Matamoros, Sandoval, Boris Izaguirre, Enrique del Pozo y otros freakies se pudo constatar la ventaje que le lleva Sardá.

Máximo es un púgil débil al que, posiblemente, Antena 3 esté dispuesta a darle oxígeno durante una temporada, pero puede acabar en fracaso a poco que le aprieten Tele 5 y TVE. Y es lo que van a hacer, como lo han hecho en las mañanas, donde Juan Ramón Lucas está cosechando cifras decepcionantes emparedado entre Maria Teresa Campos y Manuel Torre Iglesias.

Antena 3 tiene un chico con desparpajo y sin grandes ideas que resulta ingenuo a la hora de enfrentarse con un cínico profesional como Javier Sardá y su experimentado equipo de agitadores de la noche. Por más que el plató luzca y Máximo cante y baile, no hay color entre el morbo que pueda crear la tropa de Tele 5 y las entrevistas de un Máximo que sólo consigue mínimos.

(Encarna Jiménez - LIBERTAD DIGITAL - 18 Noviembre 2001)

12.11.01

LA MISIÓN DE CÁRDENAS ES BUSCAR A LOS MÁS RAROS DE LA TIERRA: "NO ME RÍO DE LA GENTE, SINO CON ELLA"



Javier Cardenas busca gente rara

El audaz reportero de Crónicas Marcianas nos cuenta sus nuevos “hallazgos”. Es un reportero con estilo propio, quizá por eso Javier Sardá le ha hecho un hueco en su tripulación. Cada semana Javier Cárdenas entrevista a freaks o personajes que se salen de la norma. De él, de ellos y de la nueva temporada del programa nos habla.

- Unos dicen que tienes cara de gamberro, otros de no haber roto un plato... ¿Con qué te quedas?

- (Ríe) Con una mezcla de ambos. No soy ni tan malo ni tan angelito como piensan.

- ¿Pero en tu profesión de qué es mejor ir?

- Desde que empecé a hacer entrevistas con un tono irónico, han aparecido muchos reporteros que siguen esta línea, y ahora es cuando menos gamberro me apetece ser.

- En Crónicas... entrevistas a gente “curiosa”. ¿Qué otros adjetivos les darías?

- El término en inglés es freak, alguien que se sale de lo común. A Julio Iglesias lo consideran así en Estados Unidos porque dice cosas ’extrañas•. Para mí, la palabra freak tiene una connotación positiva.

- ¿Te ríes de estas personas?

- Nunca me paso con los entrevistados, dejo que sean ellos mismos. Me río mucho con ellos, no de ellos. Lo que no pretendo es ir de payaso listo y ellos de payasos tontos. Además, en este juego que es la televisión, cuando he tenido que asumir el papel de payaso tonto, lo he hecho.

- ¿Te lleva mucho tiempo encontrar a la gente que entrevistas?

- Cada vez menos, gracias a la gente que escribe a mi página web javiercardenas.com y me propone personajes.

- ¿Cuál es el personaje que más te ha marcado? ¿Quizá Carlos Jesús?

- Sin duda. Carlos Jesús es inimitable. Es el primer freak de este país, marcó una época e hizo que todos repitiéramos sus frases. El año pasado publiqué un libro sobre freaks que titulé con una frase suya: “Benditos seáis todos”.

- ¿Cómo explicas que nada haga sombra al programa de Sardá?

- Sardá es un comunicador que inspira credibilidad. Además está rodeado de colaboradores que el público siente como de la familia: Boris, Fuentes, Galindo...

- Aparte de Crónicas..., presentas los lunes en Telemadrid Nunca seremos un programa de culto...

- Sí, es un espacio ácido en el que damos caña a personajes que tienen fama sin habérsela merecido, por ejemplo Jorge de Gran Hermano, rescatamos momentos memorables de la cadena...

- ¿Qué nos puedes contar de Acariciando un sueño, el proyecto cinematográfico cuyo guión firmas?.

- Estoy muy satisfecho de ese trabajo, me ha costado dos años. Trata de la relación de cuatro amigos de 30 años. Yo soy el autor del argumento, el guión lo comparto con Ramón Grau. Ya he encontrado productora y distribuidora, a ver cuándo empezamos a rodar. Además, en diciembre dirijo el rodaje de un corto.

- Avánzanos un freak que no debemos perdernos.

- Faugena. Va a gustar mucho. Un ex policía nacional que se quedó p'allá después de que, según él, un político le diera un tornillazo en la cabeza. Ahora canta Mi jaca en versión máquina a los bañistas.

Ver foto de Javier Cárdenas

(TELEINDISCRETA – 12 Noviembre 2001)