31.7.01

CRÓNICAS MARCIANAS CIERRA SU MEJOR TEMPORADA





Carlos Latre se plantó un día delante de Javier Sardá y le hizo una selección de sus, hoy populares, imitaciones y poco tiempo después estaba haciendo eso mismo en el programa Crónicas marcianas (Tele 5). Sus imitaciones de Lola la pitonisa, Torrente o Bea, la becaria enchufada, se han convertido en otro de los atractivos de la cuarta temporada del late night que dirige y presenta Javier Sardá.

Crónicas marcianas se despide hoy de la audiencia en la que ha sido su mejor temporada. El espacio ha logrado reunir en torno a su polémica mesa de debate a 1.808.000 espectadores (33,6% de cuota de pantalla) y batir su propio récord de audiencia congregando al 65,3% de los espectadores el pasado 27 de junio (día de la final de Gran Hermano).

(Ana Porto - EL MUNDO – 12 Julio 2001)

23.7.01

FERNANDO RAMOS PREPARA SU REGRESO A CRÓNICAS MARCIANAS



Fernando Ramos, colaborador de Cronicas Marcianas

Sus irónicos comentarios y su extraterrestre seriedad han conquistado a la audiencia. Ahora, con los pies en remojo y la cabeza en ebullición, prepara su regreso en septiembre a Crónicas Marcianas..

La gente intenta desconectar de la rutina con la llegada de las vacaciones. Pero a Fernando Ramos, responsable que es el chico, el nuevo contrato que le ha hecho Javier Sardá no se lo permite. Así que, para estar al día de los líos de los famosos, no deja de comprarse revistas, de escuchar la radio y de ver la televisión.

- ¿Qué balance haces de tu primera temporada en Crónicas...?

- Muy positivo. Desde el principio me acogieron como a uno más de la familia y he sabido integrarme. Cuando haces un programa, llegas al hotel a las dos de la madrugada muy cansado y a las diez ya estás trabajando, que haya tanta gente viéndote es un orgullo. Todo ha ido sobre ruedas y me han contratado de nuevo para septiembre.

- ¿Concilias bien el sueño después de la tensión del programa?

- Duermo muy bien pero, lamentablemente, muy solo (risas).

- ¿Harás nuevas secciones?

- La negociación ha sido muy difícil porque eso de que yo siga poniendo la bata a Chiqui después de que se desnude es un tema muy duro (risas). Hoy por hoy no sabemos realmente por dónde va a ir Crónicas..., pero sí parece claro que la línea del equipo marciano no se va a mover. En mi caso seguiré intentando cambiar el sueño de la gente por una sonrisa.

- Boris potencia su sexualidad, los chicos se disfrazan de mujeres, Chiqui hace vídeos picantes...

- No es cierto que todo sea sexo. No sé si el cambio lo hemos hecho nosotros de forma voluntaria o ha ido sucediendo de forma natural. Si el problema del aceite de orujo hubiese llegado antes habríamos hecho un debate en el programa con algún especialista. Pero a la una de la madrugada el mensaje llega más si aparece nuestra versión de Celia Villalobos con la aceitera en la cabeza diciendo que prohibirá los pepinillos en vinagre. Sabemos los problemas que hay, pero a las nueve de la noche en el informativo te han contado una versión y nosotros después damos la marciana. El programa está en permanente contacto con la actualidad.

- ¿Qué opinas del comandante de la nave, Javier Sardá?

- Javier es un hombre con una increíble capacidad de trabajo y con el que me entiendo sólo con la mirada. Controla todo lo que ocurre en el programa pero teniendo en cuenta siempre el punto de vista de sus colaboradores. Él dice cómo ve las cosas y luego intentamos llegar a un acuerdo. Sardá es muy exigente, pero primero consigo mismo. Es la única persona del equipo que está todas las noches en el plató y a las diez de la mañana en la oficina. Se preocupa de que el vídeo entre a la hora, que la luz esté bien, que los diálogos sean concisos...

- ¿Qué has aprendido de él?

- Desde luego, muchas cosas sobre la dirección. Como comunicador la gente ya sabe cómo es, tiene muchos registros. Como director es excelente porque toma cientos de decisiones en directo sin que nadie se dé cuenta y te hace ver por qué se hace de una manera y no de otra. Nunca antes he tenido una persona así a mi lado y es una suerte. Al fin y al cabo el dinero te lo gastas y el conocimiento siempre queda.

- ¿Te molestan las críticas?

- No me importa que hablen de mí, pero en el programa no soy especialmente ácido, soy más bien irónico. Si uno se pone delante de una cámara de televisión tiene que aceptar las críticas. Estoy muy tranquilo, no tengo ningún tipo de miedo, pues creo firmemente en el trabajo de todos los días.

- ¿El verano te sirve para desconectar o has firmado muchas galas?

- Mis vacaciones, para que rabie la competencia, van a ser de unas cinco semanas (risas). El secreto está en tomar vacaciones con un ordenador portátil por si se te ocurre alguna idea para usar luego en el programa. Pero que esto no sea una obligación. Así cuando llega septiembre no empiezo de cero. No desconecto en absoluto porque me apasiona mi trabajo. He de saber si Rociíto y Fidel se separan o siguen juntos, por eso compro todas las revistas y periódicos.

- ¿Dónde vas a ir de vacaciones?

- Voy a estar en Campello, un pueblecito de Alicante, con mi familia y amigos. Voy allí desde hace bastante tiempo y me sirve para evitar el estrés del programa en directo. Allí estaré muy tranquilito y disfrutando de las motos de agua, una de mis grandes pasiones.

- ¿Con este calor nunca has pensado en cortarte el pelo?

- No, no, porque teniendo el pelo largo doy envidia a los calvos. Además, si me lo cortara daría mucha pena.

(Luis Fernando Romo – TELEINDISCRETA – 23 Julio 2001)