28.2.01

CARLOS LATRE, LA OTRA CARA DE LA PITONISA LOLA



Carlos Latre con su Pitonisa Lola

El último fichaje de Sardá, un actor de 22 años que no usa guión. Carlos Latre imitaba de niño las voces de los dibujos animados. Luego emuló a Los Morancos. Ahora, desde que Sardá le fichara tras haberle hecho reír en una entrevista para la radio, se ha convertido en la nueva estrella de Crónicas...

Tiene 22 años y cada noche imita a estrafalarios personajes, como una despistada becaria, El risitas, Leonardo Dantés o la pitonisa Lola.

- ¿Por qué se ha hecho tan famosa la pitonisa Lola?

- Es un personaje esperpéntico y mi parodia es más esperpéntica todavía. Cayó simpática y la gente ya habla como ella y dice cosas como contró en lugar de control o Saldar en vez de Sardá.

- Y amenaza al prójimo con ponerle dos velas negras...

- Es su forma de hablar, por eso cae tan simpática.

- ¿Le ha llamado Sardá al orden alguna vez?

- Sardá me deja bastante hacer lo que quiero.

- ¿Se atiene a un guión?

- No. Comentamos algunas ideas antes de empezar. Improviso sobre la marcha.

- ¿Quién enchufó a Bea, la becaria?

- Es un misterio. Está ahí por su padre, alguien que obliga al programa a mantenerla. Por eso los marcianos la aguantan y son muy comprensivos con ella.

- A Bea ya la imitan en televisiones locales, ¿le molesta?

- Me hace ilusión. Es reconocimiento hacia mi trabajo.

- ¿Su personaje favorito?

- El risitas, porque es ágil.

- ¿Le gusta a Boris que le imiten?

- No es que no le guste, es que él dice que no es tan histérica y tan loca.

- ¿Le pasa lo mismo a Leonardo Dantés?

- A él le gusta, incluso me enseñó a mover las manos como él.

- ¿Qué le da más miedo, que le ponga una querella Rodríguez Menéndez o dos velas de Lola?

- A Rodríguez le gusta el personaje. Creo que Lola me va a poner las velas negras.

Así ve a sus compañeros

Javier Sardá. Es la genialidad con inteligencia.
Boris Izaguirre. La Jackie Kennedy de Marte con un toque muy personal
Mariano Mariano. Fuerza y talento con grandes dosis de sentido del humor.
Rosario. Una gran actriz y una buena compañera.
Coto Matamoros. Es el hombre sin pelos en la lengua.
Galindo. El punto de referencia de todos los marcianos.
Juan Adriansens. La exaltación y la reflexión dentro de una gran cultura.
Enrique del Pozo. Amigo del público y compañero de sus compañeros.
Fernando Ramos. La velocidad de la tele llevada a su boca.
Ramoncín. Un hombre que sabe mucho de la vida.
Chiqui Martí. Belleza y simpatía.
Carmen Hornillos. Sabe muchísimas cosas y las dice muy alto.

(SUPERTELE – Febrero 2001)

26.2.01

RAMONCÍN ES LA LENGUA MÁS VIPERINA EN LOS DEBATES DE CRÓNICAS MARCIANAS



No tiene pelos en la lengua. Ramoncín defiende sus convicciones con uñas y dientes, y lo hace no sólo en los debates de Crónicas marcianas, donde colabora, sino ante cualquier micrófono que se le ponga delante.

- Eres colaborador de Crónicas marcianas desde sus comienzos, pero el programa ha cambiado mucho, ¿no?

- Crónicas se decanta cada vez más hacia un espectáculo donde los debates profundos van dejando de tener cabida. Esta nueva etapa, en la mesa de sexo, incluso me relaja. Porque eso de ir por la vida peleando tampoco me gusta mucho.

- No dirás que no te gusta polemizar.

- A mí lo que me gusta es divertirme. Pero si me pones en frente a un general de Pinochet, no tengo más remedio que pelearme con él.

- ¿Estabas más cómodo en los debates sesudos que hablando de sexo?

- No lo dudes. Pero si en Crónicas se decide que esas mesas han dejado de funcionar, yo voy allí a reírme, en lugar de a estar peleándome. Además, soy un tío absolutamente divertido. Lo que pasa es que también asumo que, si hay que pelear, peleo. Sobre todo por una causa que considero que vale la pena.

- ¿Por ejemplo?

- Tener la posibilidad de decirle a uno de los asaltadores del Palacio de la Moneda, en Chile, “usted es un fascista y un criminal” es un placer. Me da más placer eso que descubrir a quién pertenece el cuerpo de una señorita desnuda y sin cabeza.

- ¿Te molesta que, a pesar de llevar 25 años siendo músico la gente te conozca más por ser tertuliano?

- Me molesta muchísimo. Éste es un país que sólo lee titulares. En ningún otro sitio le cae ese sambenito encima a una persona que ha compuesto más de 200 canciones. A lo mejor a la gente le gustaría que estuviera descargando cajas en los muelles y que luego me dedicara a cantar. Aquí lo heroico es ser un descerebrado que está muriéndose por culpa de las drogas. Y no es heroico llevar 25 años trabajando.

- También has publicado un libro de poemas, ¿no es así?

- Sí, es un libro donde todo es artesanal y creativo, porque el autor, que soy yo, se mete en los grabados de un artista, un pintor alicantino, Vicente Quílez. Es un libro carísimo, sólo se ponen a la venta 75 ejemplares. Es agradable ver que, además del detritus dominante, a la gente también le gusta la poesía.

- ¿Eres consciente de que provocas amor y odio en la misma medida?

- Supongo que como todo el mundo. Bueno, hay gente incolora, inodora e insípida, que tiene menos problemas. Pero yo, antes de la indiferencia, prefiero que a alguien no le guste lo que hago. Hasta el actor más divino tiene sus detractores.

(Marimont Mora – TELEINDISCRETA – 26 Febrero 2001)

25.2.01

UNA NOCHE EN CRÓNICAS MARCIANAS



Las 58 personas de Estella y Merindad que participaron como público el pasado jueves en el programa de Tele 5 Crónicas Marcianas tienen todavía las manos dormidas de tanto aplaudir a Xavier Sardá y a su equipo. La expedición, organizada por el hostelero estellés Jesús Astarriaga, tuvo la oportunidad de disfrutar con el espacio de la productora Gestmusic y pudo conocer todos los entresijos y trucos televisivos que se realizan.

La presencia de Estella en el programa 569 de Crónicas Marcianas se dejó notar y ¡de qué forma!. El director Xavier Sardá nombró varias veces a la ciudad y el público estuvo a la altura y aplaudió, gritó y rió con ganas. Además, el campeón del mundo de Trial Bici, el joven de Abárzuza, Benito Ros, demostró su valía delante de las cámaras y, después de recibir un abrazo de Xavier Sardá, incluso estuvo unos momentos sentado en la mesa junto a los contertulios.

El público de Estella, que compartió el plató barcelonés de Sant Just con personas de Vilanova i La Geltru, de Badalona y varios funcionarios de Justicia, dejó un buen sabor de boca en el programa, además de por su presencia, por llevar al equipo dos botellas de pacharán, una caja de Sanchicos y un pañuelico rojo con el escudo de Estella.

El hostelero estellés Jesús Astarriaga decidió hace un mes y pico llamar al teléfono para asistir como público. La idea se fue divulgando poco a poco por la ciudad del Ega y se podrían haber llenado hasta dos autobuses, pero sólo se permitía uno, el que finalmente asistió. Astarriaga fue el encargado de facilitar los nombres, apellidos y DNI de los asistentes y organizó todos los detalles con el programa, que pone 125.000 pesetas para costear parte del autobús. Tan sólo hizo falta poner mil pesetas por persona para completar los gastos del autocar e incluso llegó para tomarse una copa después del espacio.

La expedición partió desde Estella pasadas las dos de la tarde del jueves y llegó al plató a las nueve menos cuarto. Con nervios y muchas risas, los estelleses y merindanos pasaron a una carpa para tomarse un bocadillo y un refresco, gentileza de Crónicas.

Y llegó la hora de la verdad. Entraron al plató, más pequeño de lo que aparenta en pantalla, y tomaron contacto con el animador social del espacio, un profesional como la copa de un pino que explicó cómo se iba a desarrollar el programa y que dirigió los aplausos, abucheos y risas durante el espacio. Y es que en Crónicas Marcianas todo está calculado al milímetro, lo que hace que, gracias además al equipazo que lo forma, sea un espacio veterano y con muchísima audiencia.

¿Creían ustedes que Sardá se va a la cama cuando despide el programa? Pues no, porque la segunda parte se emite en diferido y sólo la primera es en directo. ¿Pensaban ustedes que todo el mundo sabe los pasos del nuevo baile? Eso se consigue después de un ensayo general antes de la emisión y con una copa de champán por llegar.

(Mariola Roa - DIARIO DE NOTICIAS – 25 Febrero 2001

23.2.01

SESENTA ESTELLESES ACUDIERON AYER A "CRÓNICAS MARCIANAS"



Todos se definen como fieles seguidores del programa "Crónicas Marcianas" de Tele 5, aunque ayer faltaron a su cita diaria frente al televisor. En esta ocasión, tuvieron que encender los vídeos y grabarlo ya que acudieron hasta Barcelona para participar como público y aplaudir al presentador Xavier Sardá y a todo su séquito. Unas sesenta personas cogieron un autobús en la estación de Estella que los trasladó hasta el plató de televisión en la capital catalana.

El hostelero estellés Jesús Astarriaga Corres, de 36 años, se ha encargado de preparar el viaje del que han disfrutado un total de 58 personas. Astarriaga confiesa que habitualmente ve el programa y que un día se le ocurrió llamar al teléfono que aparece en pantalla para asistir como público. "Hice un par de llamadas y por fin me contestaron. Me dijeron que debía facilitar el nombre, apellidos y DNI de todas las personas que acudiríamos", indicó.

El encargado de preparar el viaje comentó la idea, principalemente, con las personas que trabajan con él o con los que juegan al bádminton en el club de Estella. "Al principio, parecía que a la gente le daba vergüenza y luego podíamos haber llenado dos autobuses, pero sólo nos permitían uno", añadió Astarriaga. El viaje cuesta un total de 175.000 pesetas de las que el programa de televisión costea el 75%. Los asistentes al programa pagaron 800 pesetas.

La aventura de los 58 participantes comenzó ayer a las dos del mediodía cuando se montaron en el autobús que después de unas seis horas les llevó al plátó del programa en San Just d'Esvern. Los estelleses debían presentarse a las 20.45 horas. "Nos comentaron que el final del programa se graba antes y el resto se emite en directo. Nos iban a recibir con un refresco, un bocadillo y una copa de cava", comentó Jesús Astarriaga.

El programa previsto por el grupo de Estella se completaba con una visita al Puerto Olímpico y al Maremagnum de Barcelona. El regreso lo habían preparado para hoy a las diez de la mañana. "Como público, asisten al programa unas 300 personas. De Estella, salimos un grupo de gente, principalmente joven, aunque se han animado participantes de más edad", explicó el estellés. Jesús Astarriaga indicó que el atractivo del programa reside en la ironía con la que se tratan los temas y en la caricaturización de los personajes. "Los presentadores son muy atrevidos y no tienen pelos en la lengua a la hora de criticar a una persona. Nunca un programa de este tipo había durado tanto. Me gusta bastante como lo hace Xavier Sardá", apuntó.

Inés Barandalla Sanz, ayudante de patronaje de 33 años, esperaba ansiosa la llegada a Barcelona ya que aseguró que siempre le ha encantado el mundo de la televisión. "Veo el programa casi todos los días pero se emite demasiado tarde. Me río mucho con Boris Izaguirre", señaló. Marilis Echeverría Arróniz, enfermera de 37 años, mantuvo la misma opinión que su compañera de viaje sobre el presentador de "Crónicas marcinas" que más le gusta. José Urbiola de Miguel, vecino de Oteiza de la Solana de 34 años, sentía curiosidad por conocer cómo se emite un programa en directo. "El personaje de Galindo me gusta mucho ya que es el que impone más respeto y mantiene el orden", añadió.

(DIARIO DE NAVARRA – 23 Febrero 2001)