31.10.00

JAVIER SARDÁ: "LOS DE CRÓNICAS SOMOS UNOS NIÑOS BONITOS DE LA AUDIENCIA"



Javier Sarda, lider de audiencia

No hay rival que se le resista por ahora. El público ha esperado ansioso su regreso y Javier Sardá lo sabe. Esa serenidad, más dos meses de gloriosas vacaciones, le han dado la energía necesaria para iniciar triunfante la cuarta temporada de Crónicas marcianas, después de haber dejado el programa con récord de audiencia antes del verano.

- ¿Qué esperas de la nueva etapa?

- Más que grandes novedades, tiene que producirse una continuidad, un clima que, sea cuál sean de los contenidos, funcione. Yo pido a mis colaboradores que salgan al plató a hacerlo y pasarlo lo mejor posible. Si alguien tiene que sufrir, que ése sea yo, que para eso me pagan muy bien. Sigo una política muy poco de usar y tirar. Para mí, la pura continuidad ya es un sueño.

- Y ahora que Boris Izaguirre vuela en solitario...

- Le deseo un exitazo enorme. Seguirá colaborando con nosotros una vez por semana y cada vez que llegue será una verbena. Los dos hemos formado un dúo muy especial. La grandeza de Boris es la creatividad porque nos hace reparar en detalles a simple vista insignificantes.

- ¿Te ha dado miedo su idea?

- Lo ideal es que él estuviese en todos los programas, pero esto cada temporada es diferente y yo me acomodo a las circunstancias. Boris es un fenómeno televisivo y tiene una capacidad de exhibición, en el buen sentido, pasmosa. La gente le agradece la sinceridad de ser como es.

- ¿Tú siempre eres como eres?

- Es difícil estar ahí y no ser uno mismo, pero también desarrollo un cierto papel de presentador. Yo soy muy serio, aunque ha habido momentos en que he hecho mucho el gamberro.

- ¿Y cómo llevas el hecho de ser objeto de la prensa rosa?

- Ah, me río de eso, me da igual.

- ¿Aumentará el presupuesto de Crónicas para pagar a los famosos?

- Yo soy partidario de que se pague a los famosos. El famoso me ayuda a que el programa funcione y para mí es mejor que también cobre él, no tengo ningún inconveniente ético porque a la gente joven urbana, además de un amplio sector de los mayores, le apasiona la información rosa, pero para reírse. Hago el programa que quiere la gente pero como yo quiero. Además el famoso crea polémica y yo no huyo de ella. ¡Polémica es una palabra fantástica!

- ¿Qué opinión te merece La central, competencia directa de Crónicas?

- Ojalá le vaya bien y dos magazines de noche pudieran coexistir. Es absurdo querer que sólo haya una tele; y es mejor competir con un mismo programa, a que tu rival en otra cadena vaya cambiando continuamente.

- ¿Temes a la competencia?

- Siempre se teme. Aunque en Crónicas somos unos niños bonitos, el preguntar cada mañana el resultado de audiencia que han tenido tus rivales es algo que detesto. Toda competencia es seria, porque cada uno ofrece lo mejor que puede hacer.

- ¿Crees que Jesús Vázquez puede llegar a cautivar más a la audiencia por su presencia física?

- Por su presencia física sí.

- ¿Y es un alivio que Jesús Vázquez haya sustituido a Pepe Navarro?

- Cuando uno tiene que hacer un programa está condenado a hacer el mejor que pueda.

- Da igual quién esté al otro lado. Yo compito con películas de Hollywood que han tardado meses o años en prepararse, con programas semanales, con teleseries que se han escrito y grabado con calma... ¿Qué no da miedo de aquello con lo que compites cada noche?

- ¿Cómo te relajas en los momentos de mayor estrés?

- Los fines de semana para mí no existe nada. Lo más profesional que puedo hacer es serenarme y olvidarme de todo. Ya sé que vendrá el lunes y no haré otra cosa que trabajar. Pero uno ha de tener la capacidad de relajarse, si no te colapsarías. Eso es fundamental para pensar.

- ¿Se puede tener vida personal con un trabajo como el tuyo?

- Hombre, sí. Yo tengo una hija y ella, día sí día no, viene a comer conmigo. Eso para mí es sagrado. Si no, no la vería en toda la semana. Claro que es posible tener vida personal, no caigamos en victimismos.

- Volviendo a la televisión, ¿a quién no veremos nunca en Crónicas ?

- Según lo que leo en los periódicos, mi programa ha sido el pozo de la telebasura. Yo siempre digo lo mismo, no confundamos lo bueno con lo que nos gusta. Crónicas, en el contexto de televisión de este país, es técnicamente bueno. ¿Qué no pondría? Muchas cosas, la gente sólo ve lo que pongo, no lo que rechazo. Pero me da igual, el público se lo pasa bomba.

- Dinos algo que no hayamos visto, porque te hayas negado a emitirlo.

- Hay muchas cosas, porque todo debe tener una dialéctica. A mí no me asustan los temas, no me importa hablar con una persona a quien le hayan matado a alguien hace solamente dos horas. Pero tengo que saber por qué quiero hacerlo.

(Sandra Sánchez - TELEINDISCRETA – 2 Octubre 2000)

30.10.00

YVONNE REYES PONE LA NOTA CARIBEÑA EN LA TERTULIA SOBRE SEXO DE CRÓNICAS MARCIANAS



Radiante y en plena forma, la atractiva venezolana está feliz con su trabajo en Crónicas marcianas, donde participa de una tertulia sobre sexo aportando su personal punto de vista y su gracia caribeña. Lo único que le preocupa es que, cuando viaja a Barcelona para estar en el programa, echa mucho de menos a su hijo Alejandro, que está a punto de cumplir siete meses.

- ¿Ya te sientes tan marciana como Fuentes, Mariano o Galindo?

- Necesito más tiempo, pero el equipo es simpático, me hace sentir como una más de la familia. Ellos llevan mucho tiempo trabajando juntos todos los días y yo sólo voy una vez por semana.

- ¿Personalmente, qué crees que aportas al debate sobre sexo?

- Mi opinión, mi punto de vista. Yo no juego un papel, no voy ni de buena ni de mala. Cada uno de los que estamos en la mesa tiene una personalidad y el público se identifica desde su casa con uno o con otro. Supongo que eso es lo que se quiere conseguir, que haya debate.

- ¿Te sientes cómoda hablando y opinando sobre sexo?

- Sí, ¿por qué no?, como de cualquier otro tema, de la maternidad, por ejemplo.

- ¿Te atreverías a ejercer de reportera erótica, como Chiqui?

- Yo estuve haciendo algo parecido en La noche prohibida. Está bien, hay que ser audaz y un poquito osada. Pero también hay que tener mucho cuidado, porque siendo mujer es más delicado. La gente tiende a catalogar y a poner una etiqueta. Lo hice en su momento, pero también me gusta hacer cosas distintas.

- ¿Es cierto que has rechazado hacer una serie y presentar un programa de entrevistas en Venezuela por trabajar en Crónicas marcianas?

- Tenía ofertas para trabajar en Venevisión y en Radio Caracas, para una novela y un programa. Pero lo rechacé porque ya había arreglado mi trabajo aquí. Y quería cumplir. Me encanta trabajar en mi país, pero no quiero abandonar España.

(Marimont Mota – TELEINDISCRETA – 30 Octubre 2000)

19.10.00

ONDAS 2000 PARA “CRÓNICAS MARCIANAS” Y “SIETE VIDAS”



Crónicas Marcianas y los periodistas Gemma Nierga, Carlos Herrera y Jesús Hermida son algunos de los ganadores de la edición número 47 de los Premios Ondas que se fallaron ayer en Barcelona. Estos galardones los concede el grupo Prisa a través de Radio Barcelona de la cadena Ser y son los de mayor tradición en el ámbito audiovisual en España.

En televisión, Crónicas Marcianas (Telecinco) y La Cosa Nostra (TV3) fueron elegidos como los mejores programas de entretenimiento, mientras que el premio a la mejor serie de ficción fue para Siete Vidas, también de Telecinco.

Otros programas de televisión reconocidos por los Ondas fueron El club de la comedia (Canal Plus) como espacio más innovador y Al filo de lo imposible (La 2) como mejor programa especializado.

Jesús Hermida fue galardonado a la Mejor Labor Profesional en Televisión. El veterano periodista consideró este premio “muy especial y gratificante porque lo dan otras personas de televisión".

En radio fueron premiados la periodista Gemma Nierga, Carlos Herrera y el programa de Gomaespuma. El magacín de tarde de la cadena Ser La Ventana fue el único programa premiado con un Ondas internacional de radio. Carlos Herrera destacó como conductor del magacín matinal de RNE Buenos días.

Los Ondas musicales los recibieron, además de Alejandro Sanz como mejor cantante y mejor álbum, Juanito Valderrama, Los Panchos y Elton John.

En cine, los Ondas fueron para Miguel Alvadalejo como mejor director, Javier Batanero como mejor actor por Leo, y Adriana Ozores como mejor actriz por Plenilunio, película que obtuvo además el galardón al mejor largometraje.

(VERTELE – 19 Octubre 2000)

16.10.00

ENTRE PERVERSIÓN Y DEGENERACIÓN



Sebastián de Covarrubias, hace casi cuatro siglos, nos prevenía -en su Tesoro de la lengua castellana o española - que algunas veces llamamos ver a lo que es propio de otro sentido . Se tomaba entonces, y hoy con más razón, el ver por entender. De ahí buena parte de los problemas de concordancia que nos afligen a quienes vemos la televisión sin conseguir entenderla del todo. Ver, por ejemplo, la información sobre la delirante y demagógica iniciativa de José Bono para castigar, también con publicidad, a los bellacos que pegan a las mujeres es algo que no encaja con la contemplación en TVE-1 (Noche de fiesta) de una presentadora (!) / humorista (?), chirriante y casposa, que, por trasladarnos a una estética de hace siglos, tiende a justificar la práctica de llevar a las brujas a la hoguera. Y todo con el fin principal de que los espectadores llamen por teléfono, con pago de su importe, para adherirse a lo obvio.

Todos solemos ser muy críticos frente a los programas perversos de la televisión -el modelo Crónicas Marcianas-, pero somos más tolerantes con los degenerativos. Convertir, por ejemplo, en ídolo nacional a un histérico como Boris Izaguirre, que luce su nada dudoso gusto hortera en El Anfitrión, es un exceso del dudoso -éste, sí- criterio estético de Alejandro Etxevarría, el máximo rector de Telecinco; pero no deja de ser una opción programática, ética y hasta cultural. El entramado de Noche de fiesta no es una opción. Se trata de una renuncia a cualquiera de las formas posibles de la inteligencia en la que la intervención de algunas figuras del varieté disimula el encefalograma plano de los guionistas -¿existen?- que le suministran palabras, no ideas, a los monstruos patosos que integran el espectáculo que perpetra José Luis Moreno. Cómo será la cosa que, por contraste, El Burladero , también en TVE-1, parece un programa auspiciado por la Asociación española de palabra culta y buenas costumbres.

Ver la televisión, hábito de consumo, no comporta entender la televisión, posibilidad de la inteligencia, y en la contradicción entre lo uno y lo otro se sustenta un fenómeno que transfiere poder e influencia -la imagocraciaa unos pocos emisores, públicos y privados, que, unos por móviles y otros por contumaces, le añaden agua sucia al insustancial guiso cultural español. Al menos, por perversos irritan. Es una posibilidad estimulante; pero los inanes tontos absolutos de los sábados en TVE-1, aderezados con los peores trucos recaudatorios, se limitan a enflaquecer neuronas. Con cargo al Presupuesto.

(M. Martín Ferrand – ABC – 16 Octubre 2000)

15.10.00

CASPA HISPÁNICA



Boris Izaguirre, venezolano y español, es la prueba más evidente, llamativa, gritona y bailona de los lazos que unen las televisiones hispanas de uno y otro lado del Atlántico. Aunque Tele 5 tire la casa por la ventana en Sevilla con una Gala de la Hispanidad a la que, si le quitas los hermanamientos entre ciudades españolas y americanas, podrías confundir con cualquier otro festival de autobombo con música, es en Crónicas Marcianas donde se vive, casi a diario, la atracción fatal de las dos orillas.

Javier Sardá ha encontrado un filón en esa especie de deconstrucción de programas basura emitidos en cadenas hispanas a cargo de Boris Izaguirre y Fuentes. Niñas embarazadas, campesinos cornudos, adúlteros de todo pelaje y follones varios son analizados por Boris en un equilibrio bastante inestable entre la pasión por la subcultura y la ridiculización del pobre. En efecto, los reality show iberoamericanos, -y ahí está su gracia- no tienen mucho que ver con los europeos. Pueden resultar enternecedores y, más que formar parte de la cultura basura, están dentro de nuestra tradicional y familiar caspa. Por utilizar la terminología de Lucas Soler, experto en la clasificación científica de todo lo trash, serían el mejor ejemplo de la mega caspa televisiva. Un género que sólo espíritus sensibles pueden transformar en alimento espiritual.

A tan alto grado de finura no suele llegar el programa de Sardá, pero le gusta sacarle el jugo a las experiencias americanas y extraer enseñanzas del periodismo violento o parodiar el glamour del cono sur. Esta semana Almorzando con Mirta Legrand, programa estelar en Argentina en el que Rocío Jurado se soltó un poco la melena rubia, fue analizado por Boris que, por un lado se ríe de la anfitriona más famosa de la televisión hispana, y por otro le gustaría tener el mismo éxito como Anfitrión en Tele 5.

Boris, un personaje contradictorio que ha encontrado su lugar a las órdenes de Sardá, entiende y vive la televisión hispana, pero como también se ha hecho europeo, a veces se deja llevar por ideas cursis que, desgraciadamente, se manifiestan en el Anfitrión, programa producido por Miguel Bosé que está resultando decepcionante. Después de haber visto en Séptimo a Nacho Duato y a Bosé entrevistando con sus gafitas de intelectual a Noah con extrema sensibilidad, cualquiera entenderá que la sombra del cantante no le sienta nada bien al Anfitrión.

Es por eso que Boris no ha podido independizarse, sigue de marciano junto a Sardá que, enamorado de lo latino, ha incorporado a Yvonne Reyes y se ha lanzado a mover el esqueleto con ritmos tropicales. Mientras, y aunque parezca imposible, al lado del ruido de Tele 5, en La 2 de TVE, Armas Marcelo y Cabrera Infante hablaban, sentados, un idioma común sin histeria. Otro mundo.

(Encarna Jiménez – EL MUNDO – 15 Octubre 2000)

6.10.00

BORIS IZAGUIRRE: “VOY PERDIENDO A LA DONCELLA QUE HUBO EN MÍ”



Boris Izaguirre es Boris Izaguirre. Un hijo de la Caracas culta que llegó a España para escribir culebrones y se quedó desempolvando la noche televisiva de prejuicios con su verbo carnal y venenoso. Ahora le han dado un programa, El anfitrión, en el que recibe como lo haría un híbrido de Truman Capote y Madame de Sevigné.

- Por qué no se presenta usted?

- Soy un hombre divertido. Pienso que ese podría ser mi gran epitafio: Siempre se divirtió.

- Siempre?

- Incluso en los peores momentos me divierto conmigo mismo. Yo creo que esa es mi clave más verdadera... Estoy permanentemente burlándome. Por eso me da por desnudarme tanto, para que la risa quede asegurada.

- Le tenía por un guerrillero vestido de diseño.

- Acierta usted. Pero soy un guerrillero de la paz... No sabría asesinar, ni siquiera por ideas...

- Me refería a esa vena guevarista que le asoma por detrás del glamour.

- La tengo! Y no la abandonaré! Esa vena me sirve para defenderme del glamour. El glamour es muy asfixiante cuando te lo tomas como una regla protocolaria. Yo creo que uno puede morir de glamour, y después renacer aún más glamourizado.

- No sé si le sigo.

- Hablábamos de ese Che Guevara que hay en mí... No hay suficiente éxito para matarlo!

- A usted le echaron de Cuba por plutócrata.

- Lo puede creer? Tenía 10 años y quería taaanto, taaanto, ser pionero en los campamentos cubanos...! Me preguntaron quién era Camilo Cienfuegos y yo les solté: 'La belleza con que la revolución quiere recordar a este héroe caído, sembrando de flores las playas...' Y cosas por el estilo.

- Total.

- Total, que yo estaba allí sentadito esperando el veredicto, y la funcionaria cubana que me entrevistó me miró y me dijo: 'No le podemos aceptar porque tiene una vena plutócrata'. Un golpe!

- Se hundió?

- No, porque la segunda parte de esa historia --que nunca cuento-- es que regresé a Caracas destruido y fui a una librería bazar en la que me tropecé con un Hola! que llevaba en la portada a Farah Diba. Y me dije: ' Si Cuba me ha rechazado, esto no me rechazará!'

- Entiendo por qué no lo cuenta.

- El Hola! es la Biblia!

- Usted ya ha salido en ella?

- Junto a Preysler, mi amor! Sólo por ella dejaría la pluma! Pero prefiero no seguir diciéndolo porque a Isabel le va a dar terror saludarme... Pues, en un principio, nos tomaron una foto en la que pusieron un trocito de ojito mío. Pero me quejé a través de Crónicas marcianas y el Hola!, compadecido ante mi dolor, decidió inmortalizarnos.

- O sea, ha ingresado en la Biblia como Moisés...

- Más bien como Lucas... como el acompañante joven, que aparece en el último momento.

- No fastidie. Es ya estrella mediática.

- No sé... Lo de mediático lo encuentro redundante... Yo soy una estrella!

- Disculpe. Una estrella que salió de Caracas porque le iban a matar.

- Por perturbación de la identidad sexual! Pero hace poco volví, por la boda de mi hermana, y me di cuenta de que todos se acercaban a mí. El intelectual latinoamericano tiene que huir de América Latina! Yo aposté todas las naves en España. Y ahora soy el Hernán Cortés que vuelve. Hice bien aquella tarde en que rompí con Venezuela.

- Qué pasó esa tarde?

- Mis padres se fueron a un congreso de la lengua castellana en Guadalajara (México). Me vi solo en la casa, averigüé si había cupo en el avión de la tarde y me bajé en Madrid. Lucía Bosé me dijo que en su casa siempre tendría un plato de pasta.

- Sus excesos son producto de antiguas humillaciones?

- Son fruto de un nacimiento cianótico...! Pero cada vez soy menos loca... No sé, chica, las hormonas son tremendas... Con la edad me voy masculinizando. Voy perdiendo a la doncella y a la heroína que había en mí, y lo que queda es el señor!

- Le veía de mayor muy Sara Montiel!

- Para ese Che Guevara que hay en mí, lo peor es ser una señorona. Yo nunca podré serlo! Más bien creo que seré una megaperra!

- Qué dice!

- Yo ya soy una perra! Descubrirá en mi próximo libro que hay tres tipos de perra: la perrita, la perra y la megaperra. Y la megaperra se dedica a ladrar y a morder.

- A quién quiere usted morder?

- Yo mordería a Mayor Oreja. Cada vez entiendo menos sus decisiones. Y también mordería a Su Santidad Wojtyla, porque él ha mordido a personas que están perseguidas.

- Mordidas aparte, su aspiración perruna tiene alguna otra perversión implícita?

- Yo ya tengo todas las perversiones posibles! Me gusta la ropa cara, adoro torturar psicológicamente, creo que voy camino del despotismo más que a otra cosa, me gusta lo oral...

- La exhibición de la pluma.

- Es mi segunda piel! No hay camino de vuelta! Nací para decirle al burgués que es pequeñoburgués, y al millonario, que es preferible no ser millonario sino amigo de él!

- Y para poner de los nervios a los de su vereda.

- No sé. La última vez que estuve en un bar gay me di cuenta de que no tenía el músculo suficientemente desarrollado, la cabeza suficientemente rapada, el ombligo suficientemente cubierto de piercing... Por eso decidí hacer El anfitrión, para suplir ese momento discoteca.

- Hay motivos para tenerle miedo?

- Sí. Pero se disipa al verme un niñito que no sabe cómo hacer para que ande el robot, que, por cierto, era mi regalo favorito de pequeño.

- Qué diría Freud?

- Supongo que daría una interpretación sexual. Pero me gustaba que el robot me acompañara. Hubo un desembarco de robots en Caracas.

- Tiene un lado oscuro?

- Sí, sí y sí. Me gusta estar solo y en silencio.

- No me lo puedo creer.

- Es una manera de recuperar los robots que perdí.

Aunque Cuba no le aceptó como pionero por plutócrata, el caraqueño asegura tener una marcada vena guevarista.

(EL PERIÓDICO – 6 Octubre 2000)