30.9.00

JAVIER SARDÁ: «HAGO EL PROGRAMA QUE QUIERE LA GENTE, PERO COMO YO QUIERO»





“Hago el programa que quiere la gente, pero como yo quiero”. Javier Sardá, nada menos. Así define este potente comunicador la nueva versión de sus famosas y seguidas Crónicas marcianas que hoy vuelven a la carga para los noctámbulos y para los que a esas horas (pasada la medianoche) no tienen otro remedio que no aburrirse. Este hombre multimedia -asegura que, de alguna manera, su espacio no deja de ser radio ante las cámaras- confía, sobre todo, en la «continuidad del sistema de trabajo».

La altas cotas de audiencia de la temporada pasada han animado al director del programa a seguir por una línea similar, aunque esto no signifique que no haya cambios. La pérdida de Boris Izaguirre -tendrá una intervención semanal-, uno de los grandes descubrimientos de Sardá, es asumida con la deportividad del entrenador de fútbol que no puede contar con una de sus estrellas.

Fenómeno televisivo

«¿El ideal?», se pregunta a sí mismo Sardá antes de hablar de Izaguirre: «Que estuviese a cada momento. Lo importante es que Boris tendrá su propio programa. Es un fenómeno televisivo. Ahora que esto es así, casi prefiero no repetir sistemáticamente. El hecho de que esté una vez por semana puede venirle de refresco al programa. La llegada de Boris será un acontecimiento, una especie de verbena. Más que si está cada día».

Según su director, Crónicas empieza su cuarta temporada con una política «muy poco de usar y tirar». Recuerda a quienes se mantienen en el programa. «Para mí es una satisfacción decir que seguirán Mariano Mariano, Galindo, Fuentes, que son los que desde el principio están conmigo. No hay por qué absorber la sustancia gris de la gente y luego paf, fuera». Rosario Pardo también continuará con sus particulares imitaciones a famosos.

Tal vez la novedad más llamativa sea la de Ivonne Reyes, que formará parte de «una tertulia en la que hablaremos de sexo, espero que de forma divertida, con dos sexólogas que se irán alternando», asegura el presentador.

Nacho Rodríguez, uno de los concursantes de Gran Hermano, trabajará en las tertulias. Manuel Acedo llevará una centralita de llamadas «en la que se verá hasta qué punto la gente tiene paciencia ante preguntas inviables». Sardá ha contratado también a Coto Matamoros, a la actriz Chiqui Martí, al actor Carles Flaviá y al reportero Fernando Ramos.

Competidor

Sobre su posible competidor más directo, La Central, Sardá mostró un tono conciliador: «Que le vaya bien, lo digo de verdad. Es absurdo pretender que sólo haya una tele». El objetivo de Sardá no ha dejado de ser el entretenimiento. «Mi trabajo es que se divierta la gente. Y trato de que todo el mundo salga a intentar pasarlo lo mejor posible. Si alguien tiene que pasarlo mal, que sea yo, que para eso me pagan y soy el director», afirma.

Con la fórmula del nada nuevo, de ningún fichaje de campanillas y sin miedo a la competencia, Sardá concluye: «Para cualquier cadena tener una franja asegurada es un sueño».

(Benito Muñoz - EL MUNDO – 25 Septiembre 2000)

29.9.00

ANTENA 3 FULMINA «LA CENTRAL» 10 DÍAS DESPUÉS DE SU ESTRENO



Segundo fracaso consecutivo de Jesús Vázquez en Antena 3. Dos meses después de que la cadena privada suprimiera de la programación el magazine dominical ¿De qué hablan las mujeres?, la historia se repite con La central. El programa que nació hace tan sólo 10 días para enfrentarse directamente con Javier Sardá y robarle espectadores a Crónicas marcianas ofrecerá su última edición el próximo día 5.

Antena 3 decidió ayer retirar el espacio nocturno, que todavía se emite de lunes a jueves, debido a sus más que discretos resultados de audiencia. Criticado por sus contenidos chabacanos y por reproducir hasta el tipo de movimientos de cámara puesto en práctica por el ogro con el que habitualmente arrasa Tele 5 en la franja horaria denominada late night, el espacio no ha logrado convencer a una audiencia que ha preferido renovar su fidelidad a Sardá. Mientras Crónicas marcianas supera diariamente el 40% de cuota de pantalla en su rentrée tras el verano, Jesús Vázquez sólo logró sobrepasar la barrera del 20% en su estreno. El resto de los días se mantiene muy por debajo del índice habitual de seguimiento de la cadena.

La audiencia media de La central ha sido del 16,8% de cuota de pantalla ya que no ha conseguido concentrar de forma regular más que a 794.900 espectadores. En su primera emisión, se disparó hasta el 24%, pero el pasado miércoles cayó estrepitosamente hasta el 10%.

En cumplimiento de la normativa que obliga a las cadenas a enviar su programación a los medios con 11 días de antelación, Antena 3 remitió anoche la parrilla correspondiente al lunes 9 de octubre. Ese día, ya no aparece el controvertido La central y, en su lugar, podrá verse una sesión aún más maratoniana del delirante psicodrama El bus.

Precisamente, la cadena puso en pie La central para explotar a última hora de la noche las incidencias que suceden en el interior del autocar-jaula que recorre España con unos concursantes que aspiran a triunfar como los de Gran Hermano hace unos meses.

Los directivos de la cadena privada tienen que determinar ahora si optan por exprimir El bus en otro magazine en ese mismo horario o si se limitan a hacerlo en las franjas matinal y vespertina.

El anterior programa de Jesús Vázquez en Antena 3, ¿De qué hablan las mujeres?, fue retirado después de ofrecer sólo cinco ediciones y tras cautivar a una media de 1.496.000 personas (14,4%).

(Francisco Chacón - EL MUNDO – 29 Septiembre 2000)

27.9.00

LA CENTRAL TOCA FONDO Y PERMITE EL DESPEGUE DE CRÓNICAS MARCIANAS EN LA MADRUGADA



El programa nocturno de Antena 3 cae hasta el 11,4 por ciento de cuota

La central , magazín de madrugada estrenado por Antena 3 la pasada semana, sigue tocando fondo. El pasado lunes, el programa que presenta Jesús Vázquez registró el peor índice de audiencia de las cinco ediciones emitidas hasta ahora por la cadena privada pese a contar con la atención de los espectadores de El bus , que dio un tímido acelerón con motivo de la primera expulsión.

ABC Jesús Vázquez, en la sede de Antena 3 Pasadas las doce y media de la noche del lunes, Inés Ballester despedía El bus ante una media superior a las tres millones de espectadores. En apenas quince minutos, La central , que Antena 3 ofreció a continuación y sin mediar cortes publicitarios, redujo ese caudal de audiencia a menos de un tercio. La media del programa fue, a lo largo de la noche, de sólo 453.000 espectadores (11,4 por ciento de cuota de pantalla).

La central , creado por Martingala, la productora de Sabor a ti , fue estrenado por Antena 3 el pasado 18 de septiembre. El espacio registró una buena acogida entre los espectadores en su primera edición, pero la segunda entrega puso en evidencia sus dificultades para mantener una audiencia fiel en las madrugadas. Una semana después del estreno, el espacio ha perdido más de la mitad de su público y se aproxima a los niveles de La 2.

La central ha caído hasta el puesto 34 de la tabla de los programas más vistos de Antena 3, siendo superado incluso por los programas infantiles de la franja matinal de la cadena privada. El perfil de su público es mayoritariamente infantil: los niños de entre cuatro y doce años que permanecen ante el televisor pasada la medianoche siguen el espacio de Jesús Vázquez en un porcentaje superior al 24 por ciento. Los restantes grupos de edad han manifestado su desinterés por el programa. En cuanto al poder adquisitivo de los espectadores, sólo el público de clase baja supera (22,1 por ciento) la barrera del 20 por ciento en la media cosechada por el programa desde su estreno.

El perfil marcadamente infantil que presenta la audiencia de La central contrasta con el tono de sus contenidos. El pasado lunes, el espacio abordó de manera casi monográfica la masturbación, aunque la apuesta decidida por los argumentos sexuales no ha conseguido frenar la crisis del magazín, cuya debilidad ha permitido a Crónicas marcianas despegar con un elevado índice de seguimiento. La primera entrega de la revista marciana de Telecinco fue vista la noche del pasado lunes por una media de 1.589.000 espectadores (42,4 por ciento).

Con esta cifra, el magazín de Javier Sardá irrumpe en la nueva temporada con una fuerza inédita. Desde su aparición en septiembre de 1997, Crónicas marcianas nunca había conseguido una cifra tan abultada de seguidores en su primera edición.

La central , cuya continuidad en la parrilla de Antena 3 han confirmado fuentes autorizadas de la cadena privada, fue preparado por la productora Martingala tras la ruptura del acuerdo al que la emisora privada llegó a finales de junio con Pepe Navarro para que se hiciera cargo del nuevo magazín de madrugada de la emisora.

(ABC – 27 Septiembre 2000)

MAL ROLLO



Esta semana ha empezado con un ejercicio nunca visto de sadismo en televisión. En Tele 5 volvía Sardá con sus Crónicas marcianas y, para forzar la maquinaria y seguir demostrando quien manda, Gestmusic y él llevaron a Boris Izaguirre al plató para que se enfrentara con los grandes hermanos Ania, Iván e Ismael.

Los chicos, que son lo que son entre otras cosas porque Boris les construyó el guión de su estancia en Soto del Real, no sé si a instancias de Sardá, le echaron agua, lo atacaron y, con Ismael, que tiene una pinta demoníaca, se creó tan mal rollo que a duras penas pudieron seguir ocupando sus sitios en la mesa Boris y el ídolo de la alcaldesa de Cádiz.

El programa de Sardá se estrenó, pues, con la escenificación de que todos los personajes de antes del verano seguían ahí, y hablando de lo mismo, pero que la tensión y no la ironía simpática era el hilo conductor del espacio. Como este Sardá y sus productores saben lo que se llevan entre manos, seguro que no les fue mal el guiso con semejante montaje, pero a las cándidas almas que aún pensamos que no es agradable asistir a ejercicios de maltrato, aunque estén en el guión, nos daba pena ver el sometimiento de Boris justo al día siguiente de saber que los índices de audiencia de El anfitrión no estaban a la altura del personaje, aunque superaran los que suele alcanzar la empresa de Miguel Bosé.

Si había mal rollo en Marte con los coletazos de Gran Hermano, con El Bus de Antena 3 le revolvieron las tripas a los telespectadores durante tres horas. Nunca se ha visto tanto llanto, frustración y descoloque como en la primera jornada de expulsiones y salidas del vehículo sin vistas. Con la expulsión de Manu, el que iba de simpático, y la salida voluntaria de Paco mientras se cagaban en España, Inés Ballester casi pierde los papeles. Aunque la presentadora tiene aguante, no es tan cínica como la Milá y se le notaba en la cara que todo aquello lo vivía como una situación desagradable con ocupantes pretenciosos y gente sin interés. Tampoco Liborio estaba muy contento y la cuadrilla del Bus no mostraba ni una sonrisa.

Si los inquilinos de la finca de Gran Hermano, que tenían una convivencia más divertida y amable, habían encumbrado un manipulador del calibre de Ismael que se rebelaba contra su creador, de la chatarra de este Bus de segunda categoría sólo podían salir monstruitos. Y en eso parece que está la factoría de Gestmusic que, por un lado quiere recorrer la geografía española, y por otro el personal elegido les arruina el tour. Claro que ella nunca pierde, porque si no pita el Bus la salvan los marcianos.

(Encarna Jiménez – EL MUNDO – 27 Septiembre 2000)

SARDÁ CRUZA EL MISSISSIPPI



Sardá parece dispuesto a buscar el escándalo por todos los medios. El comienzo de temporada de “Crónicas marcianas” no ha podido ser más indignante para los que creían que el catalán se imponía unos límites de buen gusto y que tenía ciertos escrúpulos. En dos días ha hecho que los que figuran en nómina, más los invitados, entren en una tómbola en la que cabe el insulto entre colaboradores e invitados y las agresiones físicas y verbales.

El lunes le tocó a Boris Izaguirre aguantar el chaparrón de agua y tinte por parte de Ismael, el pregonero de la ciudad de Cádiz gracias a la sensibilidad cultural y artística de Teófila Martínez. El martes superó cotas tomboleras en un circo esperpéntico donde Marujita Díaz, Nuria Bermúdez, Dinio, Antonio Fontaneda y Enrique del Pozo exprimieron sus recursos hasta la pulpa.

La deriva de “Crónicas marcianas” hacia los terrenos de la vulgaridad, con salpicaduras para los colaboradores habituales, responde, como no podía ser menos, a la urgencia por apoderarse de la noche a cualquier precio. Ya se ha cargado al pobre Jesús Vázquez, que no ha conseguido el despegue de “La central” en Antena 3, pero ahora viene dispuesto a chupar los aspectos más truculentos del formato de “Tómbola”, esos en los que Karmele acaba por los suelos y las llamadas telefónicas son la mecha que prende fuego al plató. La tortura infligida por Fuentes a Cristina Tárrega, una profesional del presupuesto gracias a las oportunidades que le dan las cadenas autonómicas, acabó de redondear la fechoría de Javier Sardá.

En los próximos días veremos hasta dónde llega su productora, Gestmusic, y él mismo, en la espiral de explotación de sus inquilinos, y si alguno de sus colaboradores tiene el valor de bajarse de ese carro por un mínimo de dignidad. Escándalo es dinero, pero ¿quiere Tele 5 cruzar ese Mississippi?

(Encarna Jiménez – LIBERTAD DIGITAL – 27 Septiembre 2000)

25.9.00

YVONNE REYES ESTARÁ EN CRÓNICAS MARCIANAS EN LA TERTULIA SOBRE SEXO



Yvonne Reyes habla de sexo en Cronicas Marcianas

Yvonne está encantada de estrenarse esta semana como una marciana más, ya que forma parte de la renovación que Javier Sardá quiere imprimir a su programa en su cuarta temporada. La propia Yvonne nos habló del "dulce momento laboral que está atravesando".

– ¿Qué va a hacer en 'Crónicas marcianas'?

– Voy a ser una tertuliana más un día por semana. Hemos hablado de hacer un debate sobre sexo.

– ¿Para quitar el sueño a los españoles?

– Sí, voy a quitárselo si puedo. Para evitar que se vayan a la cama tan pronto.

– ¿Como hizo en La noche prohibida?

– Estoy encantada de haber incentivado la maternidad en España cuando presenté La noche prohibida. Me encontraba con señores por la calle que me decían que estaban felices de la vida porque veían el programa y su mujer estaba por fin embarazada.

– ¿Le va a gustar hablar de sexo de nuevo?

– Hablar de sexo es divertido. En una conversación así hay temas light y otros más duros. Podemos pasar horas hablando de sexo, tanto de forma teórica como dando clases prácticas.

– Usted levanta morbo y pasiones en televisión...

– Sí, es cierto, pero también es un problema a veces.

– ¿Por qué?

– Está bien por un lado, pero como actriz, es malo porque te pueden encasillar en un papel.

– Pero juega a provocar delante de la cámara...

– Sí, por eso tengo las ofertas que tengo. Querían que llevase un concurso y un programa de entrevistas en la televisión venezolana.

– ¿Y prefirió trabajar aquí?

– Sí, porque tengo prevista una película para finales de año y participar en algún capítulo de una serie. Mis tres lugares de residencia son Miami, Caracas y Madrid.

– ¿Qué tiene Marte para gustar tanto a los venezolanos, como a usted y a Boris?

– Un punto de dulzura y otras cosas...

– ¿Conoce a Boris?

– En Venezuela le conocía de nombre, pero tuve que atravesar el océano para conocerle en persona. Es inteligente, culto y con carisma. Te envuelve con su simpatía y te dice grandes verdades.

– ¿Cómo es Sardá?

– El yerno ideal para cualquier madre, el marido perfecto para sus hijas. Buena gente y muy profesional para llevar esas dos horas de directo. Transmite mucho.

– ¿Y el resto de los marcianos?

– Conocí a Fuentes porque estuvo a punto de presentar conmigo La noche prohibida. Todos los marcianos tienen en común el sentido del humor y la actitud de frescura.

– ¿Aspira a ser una 'showoman' en la tele?

– Quiero ser de todo y hacerlo bien, con una base de estudios. Por eso quiero acabar la carrera de Periodismo. Y foguearme en trabajos diversos como una telenovela que acabo de hacer en Venezuela o el programa en el que voy a trabajar.

(SUPERTELE – 25 Septiembre 2000)

22.9.00

SARDÁ APUESTA POR LA CONTINUIDAD PORQUE NO TEME A LA COMPETENCIA



"Poco usar y tirar". Con este lema, que avanzó ayer Javier Sardá, vuelve Crónicas marcianas por cuarto año a la noche de Tele 5 el próximo lunes. Al programa regresarán los colaboradores habituales con algunas incorporaciones que incluyen a Ivonne Reyes y a Nacho Rodríguez, concursante de Gran Hermano. Pero, según dijo ayer Sardá, su espacio "no tendrá que demostrar nada, ni en contenidos ni en la línea de su producto".

"Cuando uno hace un programa está condenado a hacer el mejor que uno pueda hacer, da igual quién está al otro lado", dijo ayer Sardá, como respuesta a la pregunta de si siente alivio porque Jesús Vázquez haya sustituido a Pepe Navarro al frente del espacio nocturno de Antena 3, su más directo competidor. "Yo compito también con películas de Hollywood y con series que se han preparado durante muchos meses", apostilló. Por eso, dijo, una temporada más su espacio va a mantener "un sistema de trabajo que ha tenido éxito". Novedades las habrá de la mano de nuevos contertulios, algunos desconocidos, pero que "dentro de un año serán famosos". Ivonne Reyes participará en una charla sobre el sexo junto a dos sexólogas, y acompañará a Sardá en las entrevistas a famosos.

También habrá otras incorporaciones, como la de Nacho Rodríguez, de Gran Hermano; el actor Carles Flavià; la actriz Chiqui Martí; Coto Matamoros, y dos reporteros procedentes de Canal Sur, Fernando Ramos, y de la cadena SER, Manuel Acedo. Este último se encargará de una central de llamadas con la que el programa tratará de "llegar a ciertos límites", en palabras de Sardá. El espacio también ha adquirido una serie de vídeos que recogen anuncios de todo el mundo con componente erótico.

Junto a los habituales del programa, Mariano Mariano, el señor Galindo, Manel Fuentes y Rosario Pardo, Boris Izaguirre participará en Crónicas marcianas sólo una vez a la semana. Sobre la marcha de este último para hacer su propio espacio, Sardá manifestó que puede "servir de refresco". "La llegada de Boris Izaguirre se convertirá en un acontecimiento, más que si estuviera todos los días", agregó.

Siempre beligerante con quienes opinan que Crónicas marcianas es un producto de telebasura, Javier Sardá dijo ayer que no se debe "confundir lo bueno con lo que nos gusta". Y añadió: "Crónicas marcianas, en el contexto de la televisión actual de este país, es un producto técnicamente bueno".

Confirmó además que su espacio nocturno continuará a la búsqueda de la polémica en todo tipo de cuestiones. "No hay que esconderse", dijo. "Polémica es una palabra fantástica".

(EL PAIS – 22 Septiembre 2000)

17.9.00

SARDÁ: «TENEMOS MUCHAS COSAS QUE CONTAR... Y DIEZ MESES POR DELANTE»



El estreno del magazín de Máximo Pradera coincide con el regreso a Telecino de «Crónicas marcianas». Javier Sardá comenzará la quinta temporada de su revista con «un reencuentro de la gran «trouppe» marciana con los espectadores». «Después de dos meses de descanso, tenemos muchas cosas que contar, muchas cosas que mostrar y muchas cosas de las que reírnos... Este lunes necesitamos todo el tiempo para nosotros, y me temo que una vez más nos quedaremos cortos de tiempo, pero, tranquilos, tenemos diez meses por delante», señala el director y presentador del espacio.

«Crónicas marcianas» volverá a contar este curso con Manel Fuentes, Carlos Latre, Galindo, Fernando Ramos, Chiqui Martí, Mariano Mariano, Rosario Pardo, Alejandro Lecquio, Enrique del Pozo y, entre otros, Boris Izaguirre, «más desatado que nunca», asegura Javier Sardá.

Una nueva escenografía, con una mesa de mayores dimensiones para acoger las discusiones, cada vez más pobladas de invitados, marcan el regreso de «Crónicas marcianas», que se ha reforzado con el fichaje de nuevos contertulios, como Loles León, Bibiana Fernández y Alonso, concursante de «Gran Hermano», y el regreso de Javier Cárdenas. «Nuestro programa tiene mucho de libertad, mucho de tolerancia, mucho de diversión y mucho de imaginación», sentencia Sardá.

(ABC – 17 Septiembre 2001)