20.7.00

CRÓNICAS MARCIANAS SE DESPIDE HASTA SEPTIEMBRE





El equipo de Crónicas Marcianas se despide hoy de la parrilla de Telecinco para dar paso a la nueva programación de verano.

Desde su aterrizaje en Marte el 8 de septiembre de 1997, Crónicas Marcianas se ha consolidado como líder absoluto en su franja horaria, con una media del 28.6 por ciento de cuota de pantalla y 1.546.000 espectadores. El magazine nocturno presentado y dirigido por Javier Sardá alcanzó sus mejores resultados de audiencia el 31 de mayo, al obtener una cuota media de pantalla del 56.3 por ciento, y el 12 de junio, con una media de 3.547.000 espectadores.

Según los datos de audiencia de esta última temporada, Crónicas Marcianas fue visto por un 57.9 por ciento de mujeres frente a un 42.1 por ciento de hombres. El espectador medio tiene entre 25 y 54 años. Un 44.6 por ciento es de clase social media, y un 23.3 por ciento de clase alta o media-alta.

El programa ha registrado una evolución ascendente en audiencia desde sus comienzos. Pero ha sido sin duda la incorporación de contenidos referentes al fenómeno Gran Hermano lo que ha hecho disparar sus índices de audiencia en esta última temporada. Los seguidores de Javier Sardá y sus “marcianos” tendrán que esperar al regreso de sus vacaciones “terrenales” a partir de septiembre.

(VERTELE – 20 Julio 2000)

17.7.00

MANUEL FUENTES, PERIODISTA Y FAMOSO GRACIAS A CRÓNICAS MARCIANAS



De marciano nada; tiene los pies muy en la tierra. Ha hecho radio, ha triunfado en televisión y, mientras el espacio de Sardá descansa, se prepara para el cine.

Es uno de los pilares básicos en Crónicas marcianas. Empezó con sus famosas imitaciones y ahora forma parte fundamental del show de Javier Sardá. Periodista de vocación, Manel Fuentes, que alterna su labor en este espacio con su programa de radio en Cataluña, quiere aventurarse en el terreno interpretativo. El club de la comedia supuso su espaldarazo como actor.

- ¿Cuál es el balance de estos tres años de Crónicas marcianas?

- No puede ser más positivo: 450 programas lo atestiguan. En mi caso, he pasado de ser “el hombre sin personalidad”, que se ponía un casco en la cabeza e imitaba a los famosos, a integrarme en el programa. Así que me he reconciliado conmigo mismo.

- Pero tu fuerte son las imitaciones.

- Es una facilidad que tengo desde pequeño, cuando parodiaba a los profesores. Las que más me gustan son Jordi Pujol y el Rey.

- ¿Algún comentario de la Casa Real?

- Hombre, sería petulante por mi parte pretender tener “comunicación con la Casa Real”, pero puedo decir que me han llegado comentarios simpáticos, en tono positivo y de muy buen rollo.

- Tengo entendido que, entre la radio y la tele, prácticamente no duermes.

- Poco, vivo sumergido en el trabajo. A las 8 de la mañana estoy en Cataluña Radio, desde allí, voy a la productora para preparar mis intervenciones y a las 8 de la tarde estoy en plató atando los últimos cabos del programa que acaba a las 2 de la madrugada. Hace años necesitaba 8 horas para funcionar; ahora con 5 ó 6 tengo el “pentium” a punto.

- ¿Cómo ves a tus compañeros?

- Galindo es muy entrañable, como “el padre” de todos; Mariano, un buen amigo que cuenta chistes en los camerinos y Sardá es el director de la orquesta.

- ¿Y el fenómeno de Boris Izaguirre?

- Increíble. Ha apostado por una nueva forma de enfocar la prensa del corazón, la ambigüedad: con Boris nunca sabes si se cachondea de los cronistas rosas o de los propios personajes.

- ¿Acepta sugerencias Javier Sardá?

- Claro. Yo tengo absoluta libertad, y además en el plus del directo, siempre nos sorprendemos mutuamente con recursos y bromas fuera del guión.

- ¿Cuánta vida le queda al programa?

- Es impredecible, pero de momento la salud de la audiencia es óptima y estamos orgullosos.

- ¿Es cierto que hay un pique con los de Lo + plus?

- En absoluto, eso forma parte del show. Creo que Máximo Pradera y Fernando Schwartz hacen un buen programa, pero no les conozco siquiera.

- ¿Cómo enjuicias el fenómeno de Gran Hermano?

- Ha cambiado los hábitos televisivos, hemos entrado en la etapa del televoyeurismo y nos hemos convertido en mirones. Es la gran revolución del lustro, y estoy seguro de que va a permenecer varios años.

- Las parodias de vuestro programa superan la realidad.

- Sí, y es un acierto. A quienes les gusta Gran Hermano ven nuestro programa porque les interesa nuestro punto de vista; y a quienes no les gusta, también nos ven porque, tambien somos muy críticos, sobre todo Boris.

- ¿Te presentarías a este concurso?

- No, nunca.

- Has intervenido en varios capítulos de El club de la comedia. Cuéntanos tu experiencia como actor.

- Ha sido para mí la alegría televisiva del año. Eran sketches que se acercaban a lo mío, el show televisivo.

- ¿Te han llegado otras ofertas?

- Siempre que trabajas en televisión, si lo haces bien, recibes ofertas, pero creo que la mejor inversión es el prestigio, sin descuidar las leyes del mercado. Siempre he querido ir más allá del periodismo puro y duro, pero mi objetivo es seleccionar bien para no estar saturado de trabajo y ganar calidad de vida.

- ¿Es cierto que te ha llamado Santiago Segura para su próxima película?

- (Risas) Puedo decir que soy de los pocos en España que no le han pedido a Santiago Segura intervenir en su próxima película. Pero sí, haré un papel en la segunda parte de Torrente, el brazo tonto de la ley. Empieza a rodarse en septiembre tambien con Tony Leblanc y de mi papel sólo sé que será muy divertido.

- Se comenta que tienes un idilio con la presentadora Paula Vázquez...

- Ya, ya. Por cierto, estoy mosqueado, hace tiempo que no recibo ningún mensaje suyo.

(José R. Palomar – TELEINDISCRETA – 17 Julio 2000)