30.9.99

JAVIER SARDÁ: “LOS POLÍTICOS NO VIENEN AL PROGRAMA PORQUE TEMEN NUESTRAS ENTREVISTAS”





Después de unas vacaciones terrícolas, los marcianos regresan hoy a Marte. Crónicas marcianas vuelve a Tele 5 con la incorporación del humorista italiano Leo Bassi y la introducción de un gabinete psicológico. Continuarán Galindo, Mariano Mariano, Paz Padilla, Fuentes, Toni Clapés y el resto de colaboradores, aunque habrá menos tertulias fijas.

Javier Sardá, que afirma sentirse en una situación profesional irrepetible, señala que la renovación del programa se realizará poco a poco: «Empezaremos la temporada con los mismos marcianos que la pasada campaña, pero cada semana se irán incorporando nuevos personajes y secciones».

Las disparatadas entrevistas marcianas seguirán jugando un importante papel. Hoy la invitada será Maribel Verdú, al igual que cuando Crónicas marcianas comenzó su andadura, hace ahora un año.

Sardá señala que algunos invitados tienen bastantes reticencias a asistir al programa, aunque asegura que sólo desea que los que acudan disfruten y no vengan con miedo. «Los políticos son las personas más reticentes a asistir a Crónicas marcianas, porque se asustan un poco ante nuestras entrevistas. Ahora, empieza la época de campaña electoral, y creo que se acercarán más por Marte», afirma irónicamente.

Ante las críticas que señalan que su espacio es de un humor muy catalán, Sardá manifiesta su asombro: «Lo mejor es la tranquilidad, olvidarse de dónde es la gente. Así, incorporé a Paz Padilla porque la quería a ella, no porque fuera andaluza. Las diferencias del sentido del humor de un lugar a otro de España son mínimas. Además, Cataluña no es la comunidad donde nuestras puntas de audiencia son más altas».

La llegada de Leo Bassi supondrá la principal novedad de esta temporada. El humorista italiano tendrá una «intervención espectacular cada semana», según Sardá, que se basará en discutir con las personas presentes en el plató a las que amenazará con una potente arma: una bomba atómica comprada a la antigua Unión Soviética, y a la que nunca hará estallar.

Crónicas marcianas contará también con un gabinete psicológico, donde se comentarán, en clave de humor, diversos comportamientos del ser humano.

Además, este año se duplicará la capacidad del plató, ya que hay listas de espera para asistir al espacio. «Los espectadores vienen al programa como si fueran al teatro a ver una función», dice el periodista.

Desde su estreno, el pasado 8 de septiembre, Crónicas marcianas ha obtenido una audiencia media del 23,6%, según datos facilitados por Tele 5.

(Elena Isardo - EL MUNDO – 7 Septiembre 1999)

23.9.99

ACIERTOS DE TEMPORADA



A propósito de Crónicas marcianas, unas breves apreciaciones: comentar el fenómeno Boris, su amenazante estrellato, la podre tropical y el son histérico que introduce en un espacio marchoso, ya un poco moribundo. Sardá ya no es lo mismo sin Boris. Aparece en pantalla como la comiquita Dough, vestido de dependiente oscuro, pequeñito frente a este pavo venezolano y camisero que da sus pasitos de baile como ninguno. Sus intervenciones son delirantes, tan ficticias que el espectador se lo pasa bomba. Crónicas marcianas sigue siendo aconsejable por partes, no entero.

En cuanto al equipo de ambientación y esas cosas, en pleno revival de La guerra de las galaxias, harían bien en modernizar un poco el plató, los atuendos, las musiquitas de la carta y los pedos de fondo. La estética se supone espacial, no de diseño, sino de hipervanguardia.

La última novedad marciana ha sido contratar al falso conde Lequio para un nuevo espacio sentimental, de preguntas y confidencias, que llaman Un momento Dado. «¡Por fin trabaja!», dice Sardá, malicioso. Lo más evidente es que este pollo hable de lo que sabe: el falso amor es moneda de cambio en todas partes. Es un poco como la comida basura, pero que les aproveche. No sólo Tele 5 se fijó en él, pues Dado acaba de estrenar columna programática en Internet, en Ciber Glamour, sobre moda, clase y tendencias.

(Beatriz Pottecher – EL MUNDO – 23 Septiembre 1999)

17.9.99

LAS MUJERES PERIODISTAS CASTIGAN A SARDÀ



La Asociación de Mujeres Periodistas de Cataluña ha concedido el premio "LLiri 99" al fotoperiodista Kim Manresa, del diario La Vanguardia, "por los reportajes de carácter social y de denuncia, muchos de ellos retratando las diversas situaciones de injusticia que viven las mujeres de diferentes culturas". El premio "Card 1999" ha recaído en el periodista Xavier Sardà, presentador del programa Crónicas marcianas en Tele 5, por "su falta de sensibilidad que aboca al ridículo a sus participantes, la perpetuación de los estereotipos más absurdos y la frivolización del tema de las mujeres".

Los premios se entregaron ayer noche en una fiesta en La Paloma en la que se celebró el séptimo aniversario de la creación de la asociación en un acto presentado por la periodista de TV-3 Marta Cáceres. Además de estos galardones periodísticos, la asociación ha creado este año otro premio, con el nombre "Rosa del Desert", destinado a reconocer a las mujeres pioneras en el campo del periodismo. En esta edición, las galardonadas han sido Anna Murià Romaní y Anna Maria Martínez Sagi. El pregón de la fiesta corrió a cargo de la periodista Milagros Pérez Oliva, jefa de sociedad de EL PAÍS en Cataluña y vicedecana del Colegio de Periodistas.

(EL PAIS – 17 Septiembre 1999)

6.9.99

BORIS IZAGUIRRE: «ESTE ES EL AÑO DE MI HETEROSEXUALIDAD»



Con frases como «éste va a ser el año de mi heterosexualidad» o «al principio, no sabía qué hacer y me ponía a gritar» presentó el pasado viernes Boris Izaguirre su nueva etapa en Crónicas marcianas. Ya no es colaborador sino uno más de la plantilla, algo así como la mano derecha de Javier Sardá, director y presentador del espacio.

El programa inicia esta noche (0.00 horas, Tele 5) su tercera temporada con la ausencia de Paz Padilla (que se ha pasado a TVE-1, cadena en la que da paso a vídeos rodados con cámara indiscreta los sábados por la tarde) y la incorporación de dos nuevos reporteros. Se trata de Javier Cárdenas, que participó recientemente en En el candelabro, y Javier Deltell.

Sardá no dudó en apelar al «impresionante» comportamiento de la audiencia (y hasta elogió al público que acude al plató, que, según dijo, chilla espontáneamente cuando ve llegar a Boris Izaguirre) como uno de los guiños de Crónicas marcianas. En cuanto a contenido, anunció que no va a haber grandes novedades. Eso sí, habrá una «sorpresa», tal y como adelantó.

(EL MUNDO – 6 Septiembre 1999)