13.1.99

JAVIER SARDÁ Y ANA ROSA QUINTANA, TP DE ORO





Javier Sardá (Crónicas marcianas, Tele 5) y Ana Rosa Quintana (Sabor a ti, Antena 3) fueron elegidos anoche mejores presentadores por los lectores de la revista Teleprograma y los espectadores de Tele 5, en la gala de la 27ª edición de los premios TP de Oro, que anualmente otorga Teleprograma.

La gala fue presentada por Ana García Obregón y Xavier Sardà. Arturo Fernández (Antena 3) y Lydia Bosch (Tele 5) fueron elegidos mejor actor y mejor actriz del año. Médico de familia y Crónicas marcianas (Tele 5) han sido considerados de nuevo mejor serie y programa de entretenimiento. Digan lo que digan (TVE-1) se alzó con el trofeo al mejor programa de debate. Sabor a ti y Furor (Antena 3) consiguieron los premios de mejor programa de debate y concurso. La 2. Noticias (TVE) volvió a ganar como informativo diario. Informe semanal (TVE-1) fue el mejor programa de actualidad. El mejor infantil fue Club Disney (Tele 5), y el mejor anuncio Freixenet.

(EL PAIS – 13 Enero 1999)

3.1.99

BORIS IZAGUIRRE, INSOLENTE





Tiene mas caras que el cubo Rubik. Después de escribir crónica social y culebrones en Venezuela, su país natal, y guiones para programas españoles como Inocente, inocente o El súper, Boris Izaguirre se hizo famoso en verano al ponerse delante de las cámaras en Más madera. Ahora, marciano de Javier Sardá, asomado a la radio desde La ventana de Gemma Nierga y colaborador de Un millán de cosas, muestra una faceta oculta y publica una novela: Azul petróleo (Espasa).

P.- ¿Cómo es el azul petróleo?

R.- Es un azul entre el negro y el gris, como el azul del mar en calma, como el de la Luna que acaricia al cielo.

P.- ¿Y el azul viagra puede rivalizar con él?

R.- No, porque es más transparente y más facha, más parecido al de la Falange, más Primo de Rivera.

P.- ¿Y qué es "Azul petróleo"?

R.- Una personal versión de la historia de Venezuela y, además, una historia de amor. No hay nada superior al melodrama.

P.- Ha escrito dos novelas. ¿Es usted, sobre todo, novelista?

R.- En realidad, escribir es el enfoque principal de mi carrera, y la razón por la que llevo con tanta naturalidad la vorágine televisiva. Intento utilizar la televisión en mi favor: me ha dado un rostro y la oportunidad de abrir varias puertas.

P.- ¿No le disgusta que en "Crónicas marcianas" le presenten como el reportero más rosa de la televisión?

R.- Hombre, creo que soy mucho más que eso. Todavía dispongo de la capacidad de burlarme de mí mismo, del mariquita que comenta la prensa rosa como si fuera un mundo vinculado a lo más gay. Intento ser un cronista de un circo que cada vez es más grande y esperpéntico.

P.- ¿La "pluma" está de moda?

R.- Creo que los homosexuales seguimos siendo personas no gustosas, que incomodan. Y eso de hacernos los chicos perfectos, maravillosos, los mejor vestidos, es otra manera de encasillarnos, de mermar nuestro auténtico poder: el del rebelde, el del extraño que tiene una forma distinta de ver la vida.

P.- ¿Debemos advertir que en el libro hay violencia y sexo?

R.- Una amiga me ha dicho que es una novela pornográfica, aunque espero que mis descripciones perturben, hieran, pero no impidan pasar la página y buscar otros momentos. Intento ofrecer una visión de lo terrible que es la búsqueda del amor.

P.- ¿Qué le parecería que "Azul petróleo" se convirtiera en una novela de culto en el mundo homosexual?

R.- Sería un sueño. Desde mi posición de nueva figura mediática que se aprovecha de su homosexualidad para mantenerse en las 625 líneas, y desde mi posición de desconocido que de pronto está en todas partes, aposté por el extremo: provocar. Me tranquiliza decir: sé lo que estáis pensando y por eso insisto en jugármela.

EL DECALOGO

UN LIBRO.- "Música para camaleones", de Truman Capote.

UN PERSONAJE HISTORICO.- Jacqueline Kennedy.

UN MOMENTO.- Despertarme.

UNA IDEA.- Un fantasma recorre Europa, el del comunismo. Es una frase bella.

UNA PALABRA.- Provocación.

UN AMOR.- El actual, mi novio.

UN DESAMOR.- El PSOE.

UN NOMBRE.- Boris, me parece fantástico.

UN AMIGO.- Miguel Bosé.

UNA MARCA.- Jill Sander.

(Leandro Pérez Miguel – EL MUNDO – 3 Enero 1999)