13.3.98

ESTÁS PERDONADO, SARDÁ, ERES MUY LISTO





El estratégico marciano de vocación excesivamente terrenal Javier Sardá se autohomenajea en las 100 noches de su productivo invento. Nos recuerda su antológico arranque, una lección magistral a tanto bobo audaz sobre cómo cubrirse inteligentemente las espaldas. No tiene desperdicio: «Quiero pedir perdón por no mojarme políticamente en algunas entrevistas (o porque igual, me mojo), por las veces que simularé escuchar a los invitados cuando estoy pensando en otra cosa, por los programas malísimos que haré y por los programas peores que no les dejarán dormir, por las bromas malas y los comentarios sin gracia, por las veces que el programa me salga amarillo, morboso, o rojo, o verde o fucsia, por cortar las entrevistas en el momento más esperado con el pretexto de que no nos queda tiempo, por no hacer las preguntas que ustedes están deseando que haga, por ser, estar y no estar en La Ser».

A continuación, va presentando a los queridos colaboradores que han contribuido al éxito de su programa. «¿No pides perdón por haberme contratado?», se atreve a preguntarle a Sardá el arriesgado Carlos Ferrando. «Es que no lo tienes», le contesta sonriendo este catedrático de la agilidad mental. Todo es festivo, divertido y cálido como corresponde a una fiesta de aniversario hasta que Sardá decide sacar sus afiladas uñas y ajustar cuentas con Antonio Herrero. Nos recuerda la incendiaria indignación de éste contra la satírica canción que le ha dedicado el programa de Antena 3 La parodia nacional. «Que no nos enfademos, que exista el sentido del humor. El pedía la alternancia en el Gobierno y que el PSOE fuera sustituido por el PP. Igualmente, yo creo que sería saludable para la democracia que algunos periodistas desaparecieran, que por el bien del país hubiera alternancia entre ellos», nos sugiere venenosamente Sardá. Yo voy más lejos que él en su certidumbre. No emplearía el término «algunos periodistas» sino «mogollón de periodistas». Pero me suena a turbio su legítimo deseo. ¿Pertenecen tal vez los triunfantes programas Crónicas marcianas y La parodia nacional a la misma productora? ¿Posee acciones Sardá en ese negocio, perteneciente a La Trinca, aquellos chicos que eran tan graciosos y corrosivos? ¿Alguno de ellos era o es cuñado de Sardá? Bueno, supongo que su ataque es exclusivamente personal, visceral y racional, que no anda el odioso vil metal por medio.

«¿Qué mensaje le enviaría a Pinochet?», expone oportunamente al público Sardá. Hay respuestas ácidas e ingeniosas. La mía sería más contundente, grosera, obvia, facilona: «Muérete hijoputa, asesino impune, pero lentamente, con inacabable sufrimiento».

(Carlos Boyero - EL MUNDO – 13 Marzo 1998)

12.3.98

PROGRAMA 100 DE CRÓNICAS MARCIANAS



Crónicas marcianas cumple hoy su emisión número 100. Para celebrarlo, el programa que dirige Xavier Sardá ha preparado un especial en el que, entre otras actuaciones, los marcianos interpretarán Granada a dúo con Francisco, emulando a los tres tenores; recibirán la visita de Fernando Arrabal; cantarán The Supremes y Carmen Vijande presentará el disco Música afrodisiaca.

(EL PAIS – 11 Marzo 1998)

10.3.98

SARDÁ ASESINA A LOS HINCHAS



La noche del miércoles pasado, en su primera parte, fue muy feliz para los aficionados al fútbol por el contundente 4-0 con que la selección española obsequió a su huésped sueca. El fulgurante éxito del debutante Morientes, autor de dos goles -que comparte el signo astrológico de Aries con su compañero madridista Roberto Carlos, Cayetana de Alba, el poeta Baudelaire y Santa Teresa de Jesús, nacida el 28 de marzo de 1515-, lo catapulta ya a las revistas científicas que están ultimando sus monográficos dedicados a este gran artista, que domina el juego aéreo y que remata bien con ambas botas.

Por cierto, el monográfico que Semana va a dedicar a Morientes aparecerá con el teresiano título de Camino de perfección ya que este jugador, además de muy bueno (¡10 goles en sólo 1.487 minutos de Liga!), es también modesto y declara que todavía tiene que aprender mucho.

La primera parte de la noche del miércoles hay que repetir que fue buena, pero se cumplió el augurio de que nunca segundas partes lo fueron. A partir del triunfo de España frente a Suecia, los hinchas, a quienes TVE-1 ofrecía a continuación la retransmisión en diferido del partido Alemania-Brasil, se tomaron, naturalmente, un pequeño asueto e hicieron su zapeo particular. Quienes recalaron unos minutos en Crónicas marcianas recibieron una auténtica puñalada trapera de ese extraordinario actor y destructor de ilusiones futbolísticas que es Javier Sardá. Tras una entrevista a dos Ronaldinhas -o sea, supuestas ex novias de Ronaldo-, que han posado desnudas para Playboy y que dicen cantar, Sardá, el Satanás de las ondas, con angelical inocencia, dio a bocajarro la noticia del triunfo de Brasil frente a Alemania por 2-1. Y los juramentos de los hinchas, que ya perdieron todo interés en seguir el partido que daba TVE-1, se oyeron hasta en Australia. Ahora los hinchas, resentidos, boicotean a Tele 5. No ven ni sus telediarios. Sardá, que no decaiga la audiencia.

(Ramón Irigoyen – EL MUNDO – 28 Marzo 1998)