8.2.98

ROSA MARÍA SARDÁ Y JAVIER SARDÁ





Son dos pesos pesados de la comunicación, dos admirables profesionales que pueden ejercer de entertainers profesionales con inteligencia y control sobre su trabajo, estratégicamente travestidos, extrovertidos con pedigrí, que entretienen, consuelan, divierten, sorprenden, conmueven a su amada audiencia. Los hermanos Sardá, como los hermanos Milá, como los hermanos Trueba, como excesivas pero en algún caso lamentables parejas fraternales que se dedican a la misma historia, jamás podrán librarse de la odiosa y competitiva comparación, del odioso aunque comprensible "uno me gusta más que el otro".

Rosa María Sardá, antigua musa de la progresía catalana, ha demostrado en cine, televisión o teatro poseer los atributos de una actriz excepcional, siempre con clase, natural y graciosa, capaz de interpretar con solvencia a los tópicos personajes de la clase media, salvándose frecuentemente del naufragio, y gracias a su fuerte personalidad, en películas exclusivamente pretenciosas y costumbristas, o indisimuladamente lamentables. Es una actriz con gracia, siempre convincente, con capacidad de improvisación, especialista en construir con estilo tipologías con atributos convencionales, dama creíble, con clase, identificable en cualquiera de sus apariciones públicas.

Su hermano Javier Sardá ha sido eso tan infrecuente de brillante y original animal radiofónico (hay animales radiofónicos con tanto éxito como cochambrosos, tópicos, incapaces de pronunciar con coherencia una frase, mantener con suspense un silencio, improvisar en una situación complicada sin la ayuda de sus anónimos guionistas o de colaboradores a precio de oro), se inventó inspirándose en sus recuerdos familiares al impagable y socarrón señor Casamajó (siempre he imaginado al cínico personaje y deslumbrante escritor Josep Pla con la voz, el estilo y los argumentos de este anciano tan incuestionablemente catalán como entrañablemente memorable), descubriendo a estereotipos potentes (entre ellos el execrable Apeles) que le daban mucho juego.

Este hombre astuto, inteligente y convincentemente natural, también está triunfando en televisión, rozando siempre la basura pero manejándola con clase. Supongo que ninguno de los dos hermanos conocerá jamás involuntariamente la condición de "parado".

(Carlos Boyero – EL MUNDO – 8 Febrero 1998)

2.2.98

RICKY MARTIN, EN CRÓNICAS MARCIANAS



El popular intérprete puertorriqueño Ricky Martin acude hoy, para presentar su nuevo disco, al planeta Marte virtual que tiene Xavier Sardá en Tele 5. Y precisamente Crónicas marcianas conversará virtualmente con sus espectadores internautas, ya que participará en el estreno del nuevo web de Tele 5. La pregunta que el presentador del espacio planteará para ser respondida vía ordenador es: "¿Cambiarías a José María Aznar por Xavier Sardá como presidente del Gobierno"?

(EL PAIS – 24 Febrero 1998)